Pronunciamiento sobre el mensaje presidencial de fiestas patrias

El mensaje del presidente Pedro Castillo a un año de su gobierno ratifica lo que el Partido viene sosteniendo: acorralado por la ofensiva sin tregua de la derecha desde su instalación en Palacio de Gobierno, también por sus limitaciones, por la ausencia de un plan de gobierno meditado y de cambios reales, y por su incapacidad para construir una correlación de fuerzas que le permitiera enfrentar la inevitable contraofensiva de la derecha golpista anclada en el Congreso Nacional y fuera de él, ha terminado cediendo en toda la línea, convirtiéndose de hecho en un instrumento funcional a sus planes, sin iniciativa y sin capacidad de manejo propio.

El Mensaje de Fiestas Patrias tiene mucho de triunfalismo, de suma de éxitos sin sustento real, y está ausente la previsión de cara al futuro inmediato. Ni hablar de un proyecto de país indispensable para enfrentar los retos que plantea la realidad de un país que exige cambios de fondo. Lo hemos dicho y reiteramos: el proyecto neoliberal está agotado, comenzando por el Estado que engendró la Constitución fujimorista de 1993. La crisis política de los últimos 6 años, que el gobierno de Castillo continúa, es su resultado natural. En este caso, un año de gestión es más de lo mismo: una marcha errática y la permanencia de todas las deformaciones y vicios que caracterizan a la derecha criolla.

La crisis, con severas manifestaciones económicas y sociales, acelerada por las consecuencias del coronavirus y los aletazos de la inflación externa y la guerra de Ucrania, está acompañada de la corrupción, la inseguridad ciudadana, el desgobierno. Sus consecuencias serán aún más severas para el pueblo. El escenario que se tiene por delante es, pues, oscuro. Ni el Ejecutivo ni el Congreso son hoy garantía mínima para abordar estos grandes problemas. Envueltos en la mezquindad de sus intereses particulares y su ceguera están llevando al país a un atolladero extremadamente peligroso que hay que advertir y enfrentar.

El Partido Comunista del Perú –Patria Roja- ratifica frente al gobierno de Pedro Castillo su política de oposición popular, independencia y diferenciación. Nada nos une y, sí, todo nos distancia. No reconocemos en él un gobierno de izquierda, sino instrumental a los objetivos de la derecha. Al mismo tiempo, ratificamos nuestra política de confrontación con la derecha neoliberal dentro y fuera del Congreso.

El Perú se encuentra en un momento crucial de su historia. El II Bicentenario debe permitirnos reflexionar sobre su presente y futuro. Entender que el único camino viable lleva a la refundación de la república, a la construcción de un proyecto lo más consensual que sea posible, a una nueva Constitución impulsada desde las masas populares. Esta es la gran tarea que debe unir a los peruanos que sientan como suyo esta patria, que miren el futuro con optimismo y que entienden que la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.

Convocamos a las y los peruanos que están convencidos de la necesidad de abrir paso a cambios reales en la sociedad, a sumar esfuerzos, buscar puntos de coincidencia y sentar la base de un proceso unitario serio, responsable, con visión de largo plazo. Una izquierda nueva, por sus objetivos, programa, métodos y fuerza moral, es la que necesitamos.

¡Otro Perú es posible!

Lima, 31 de julio de 2022.

Buró Político del Comité Central