Enfrentar la crisis atendiendo las demandas populares

Pronunciamiento

  1. Los conflictos sociales se extienden y profundizan en todo el territorio nacional. Transportistas, agricultores, pequeños comerciantes, amas de casa, afectados directamente por la crisis y la inflación, toman las calles, radicalizan sus medidas de protesta y exigen solución a sus demandas. Es un hecho objetivo que la economía mundial está siendo seriamente afectada por la pandemia y el conflicto en Ucrania y el Perú no puede escapar a sus efectos. Pero también es cierto que el gobierno de Pedro Castillo y  el Congreso, unidos hoy en el continuismo neoliberal, persisten en dar ventajas a los grandes empresarios, abandonan la reforma tributaria, dejan de lado la segunda reforma agraria, no se ponen a trabajar por el país y a poner en marcha un plan antiinflacionario y de respuesta a la crisis, protegiendo el bienestar de las grandes mayorías.
  2. Las protestas y demandas populares son justas y nuestro Partido las respalda y acompaña. En este proceso hay que fortalecer los frentes de defensa, los comités de lucha, las organizaciones populares. Hay que impedir, sin embargo, la manipulación de la derecha neoliberal que, al no lograr la vacancia en el Congreso, pretende montarse en el movimiento popular para generar desestabilización, infiltrando operadores y provocadores con la misión de llevar a cabo actos vandálicos, generar el caos y preparar el terreno para una salida autoritaria.
  3. El gobierno debe encarar de inmediato una solución integral a las demandas a través de un plan antinflacionario y anticrisis con componente social, escuchando a las demandas populares, privilegiando el diálogo y no la represión. Que paguen más los que más tienen, se hace obligatorio proceder a la reforma tributaria, que los deudores paguen sus impuestos, se impongan mayores tasas a las empresas extractivas hoy beneficiadas por el alza de los metales en los mercados internacionales, atención urgente a la actividad agropecuaria. El alza del costo de los alimentos y el costo de vida requiere medidas concretas, como el incremento del salario mínimo vital en correspondencia con esta situación y no el aumento irrisorio que se ha dispuesto; subsidios a los productos básicos del hogar, mejoras remunerativas para trabajadores del sector público, pensiones dignas para cesantes y jubilados, entre otras.
  4. El Poder Ejecutivo y el Congreso expresan la decadencia moral y la degradación de la política y en el presente se han ganado el repudio de las amplias mayorías. Otro tanto pasa con el conjunto de instituciones del Estado, lo cual expresa la profundidad de la crisis en la que se encuentra el país. Reiteramos: el Perú necesita cambios profundos, que únicamente pueden llevarse a cabo con el cambio constitucional, la refundación de la república, un gobierno democrático, patriótico, de regeneración moral. Las fuerzas de izquierda y las diversas expresiones del movimiento popular debemos afirmar la unidad en torno a estas grandes banderas.

Lima, 04 de abril del 2022

Buró Político del Comité Central