UN MEJOR 2018

El curso de la vida no tiene un cauce seguro y definitivo. Ni para una sociedad ni para el caso de cada individuo. Se hace siempre. A veces, en marcha lenta, en otras a saltos bruscos. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” sentenció con sabiduría don Antonio Machado, poeta español de sencillez abrumadora.

Hace 15 días el Perú parecía moverse en medio de las torpezas, ignorancia y también arrogancia de una mayoría en el Congreso, hija más de la lotería que del respaldo ciudadano. Y de un presidente empeñado en ocultar lo que más tarde estallaría en sus propias manos.

El resultado es un fin de año de desmadre de las peores degradaciones de la política criolla, pero también de la insurgencia de una juventud y un pueblo indignados que se rebelan contra el pacto de impunidad, la felonía, la corrupción y la intolerancia. Un viento fresco que no debe agotarse en la indignación; necesita convertirse en una fuerza de renovación política, moral, intelectual, tan indispensable hoy.

Esto es lo que esperamos en este nuevo año que llega. Un Feliz 2018 para todos los que aman de verdad la patria, preservan lo mejor de su historia y están dispuestos a limpiar la basura acumulada como resultado de castas dominantes que confundieron el Perú con un chiquero.

ALBERTO MORENO ROJAS