TUPAC AMARU EN LOS JUZGADOS PERUANOS DEL SIGLO XXI

Por: Augusto Lostaunau Moscol *

“Coronarán con sangre su cabeza;
sus pómulos, con golpes.
Y con clavos, sus costillas.
Le harán morder el polvo.
Lo golpearán: ¡Y no podrán matarlo!”

Alejandro Romualdo

No bastó con sentenciar y descuartizar a Tupac Amaru en mayo de 1781. No bastó con excomulgarlo y convertirlo en un “hijo del demonio” pese a las grandes donaciones económicas que brindó a la iglesia católica. No bastó con reducirlo a un simple rebelde por parte de los historiadores que se comportan como perritos falderos de los grupos de interés económico y político que dominan el país. Ahora, Tupac Amaru está nuevamente en los tribunales.

El juicio lleva casi 5 años y enfrenta al Estado peruano contra Federico García y Pilar Roca. El Estado peruano pretende hacerse de los derechos de la clásica y bien lograda película que dirigió Federico García y produjo Pilar Roca. El Estado peruano que desde hace casi tres décadas no apoya el arte en el Perú ahora pretender hacerse de un filme que ha ganado premios a nivel mundial.

Los medios de comunicación comerciales han silenciado este hecho. Dos gobiernos pretenden quitarle los derechos a Federico y Pilar. Pero, lo que más teme Pilar es el objetivo de este increíble hecho. Pilar cree que por tratarse de gobiernos conservadores y antipopulares, lo que buscan es ocultar el filme rumbo al bicentenario.

Y Pilar no deja de tener razón. Rumbo al dichoso Bicentenario se buscará destacar y resaltar los nombres y acciones de un grupo de aristócratas criollos que se convirtieron en partidarios de la independencia más por miedo a la muchedumbre que por una demostración de amor a la patria naciente. Como el cine es un vehículo que rápidamente puede elaborar un discurso que distorsiona la realidad, ya existen proyectos fílmicos por realizar. Nos inundarán con películas que estarán muy lejanas de la realidad. No importa. El discurso es lo fundamental. Quizás, aparecerán campesinos rubios. Quizás, el nuevo Tupac Amaru tendrá rasgos arios o nórdicos. Ese es el interés de un grupete de historiadorzuelos por acercar el cine a la historia.

Y el juicio continúa. Y Federico García está cada vez peor de salud.  Y su compañera y esposa Pilar Roca debe atender a su amigo, esposo y compañero, además, luchar contra el Estado peruano que pretende robarle su producción. La situación se hace cada vez más insostenible. Los medios se cierran. La prensa alternativa e independiente los atiende. La prensa verdaderamente humana los escucha y apoya. La otra no. Quizás falta algo de dinero por debajo de la mesa para que la prensa comercial los escuche.

Y el juicio continúa como también continúa el deterioro de la salud de Federico García. Pilar Roca ha decidido utilizar las redes sociales para pedir al actual Ministro de Cultura que dejen el juicio. Se dice que el actual ministro sabe de cine. Entonces que lo demuestre aceptando que el filme le pertenece a Federico y Pilar. A esa pareja de amigos, compañeros y esposos que ha dado mucho por el Perú.

Tupac Amaru es la película peruana más famosa a nivel mundial. Se conoce al cine peruano gracias a ella. La actuación de Reynaldo Arenas es épica, Pero, eso al Estado peruano no le importa. La quieren silenciar. La quieren destruir. Menos mal –como dice la siempre sonriente Pilar- que el pueblo ya la hizo suya y existen miles de copias a nivel nacional. Cierto. Tupac Amaru es la película peruana más pirateada. Federico y Pilar han perdido mucho dinero, pero sienten el orgullo de saber que el pueblo ha tomado la obra y se la ha apropiado.

El Estado peruano no debe ganar este juicio. El Estado peruano enjuicia a una pareja de peruanos que hacen patria en su país. Pero, el Estado peruano no dice nada a las empresas extranjeras que le deben millones al fisco.

Con este juicio nuevamente Tupac Amaru está montado en su caballo y con una espada en el aire proclama la libertad de todos los peruanos de los extranjeros que controlan el gobierno.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.