¡EL MAS RETOMA EL GOBIERNO EN PRIMERA VUELTA DERROTANDO LOS INTENTOS DE FRAUDE DEL GOLPISMO PROYANQUI!

El triunfo arrollador en Bolivia del Movimiento al Socialismo (MAS) en las elecciones del 18 de octubre hizo inútil la maquinación del fraude de la derecha fascistoide y del imperialismo yanqui. Desbarató sus últimos manotazos de ahogado al anular la difusión de los resultados preliminares y de bloquear los resultados a boca de urna. Finalmente, con un triunfo masista mayor al 50%, no les quedó más remedio que recular reconociendo el gobierno de facto el triunfo en primera vuelta de Luis Arce y David Choquehuanca.

Esta es una victoria muy importante del pueblo boliviano, que evidencia una alta concientización después de una experiencia positiva de catorce años de gobierno del MAS presidido por Evo Morales, que trajo desarrollo, bienestar, democratización e independencia en el país hermano.Este triunfo es para los bolivianos, como dijo Luis Arce, que así “Recuperamos la democracia y retomaremos la estabilidad y la paz social. Unidos, con dignidad y soberanía”.  El pueblo boliviano respondió así, en forma contundente, a la violencia golpista de la derecha que masacró a las masas populares, mancilló sus símbolos más queridos, volvió a someter el país a la sujeción yanqui e inició el saqueo de los bienes públicos para beneficio de las transnacionales. Asimismo, a la luz de esta experiencia aleccionadora, se ve necesario destruir los refugios de poder del fascismo proyanqui en las instituciones tutelares y organizaciones civiles violentistas y organizar al pueblo para estas contingencias.

Este triunfo del pueblo boliviano es también de gran significación para los pueblos de América Latina, marca un hito en la recuperación de las izquierdas y el progresismo que enfrentan la ofensiva imperialista que persigue el sometimiento con agresiones diversas, principalmente las maquinaciones golpistas como sucedió en Bolivia con violencia  y el desconocimiento del triunfo electoral de Evo Morales usando de instrumento a la desacreditada OEA, el golpismo parlamentario en Brasil que destituyó a Dilma Rousseff y el persistente golpismo con  bloqueo criminal y  amenazas de intervencionismo militar-mercenaria en Venezuela.  Así, el camino de recuperación debe continuarse en Ecuador y Brasil. Nos estimula en el resto de países a conquistar victorias, las más próximas en Chile y en nuestro Perú en donde nos aprestamos a derrotar el continuismo neoliberal y abrir un nuevo curso democrático y patriótico.

Lima, 19 de octubre del 2020.

BURÓ POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL