SOCIALISMO CON PECULIARIDADES CHINAS

Por: Manuel Guerra

Entre el 22 de febrero y el 03 de marzo una delegación del Partido Comunista del Perú – Patria Roja, compuesta por el suscrito en mi condición de miembro del Buró Político y Secretario de Comunicaciones, y por el camarada Arístides Valer, en su condición de Secretario de Relaciones Internacionales, visitamos la República Popular China, respondiendo a una invitación cursada por el Departamento Internacional del Comité Central del Partido Comunista de China.  

La invitación del Partido Comunista de China, que también incluyó a una delegación del Partido Comunista Peruano y a diversas delegaciones de partidos comunistas y progresistas de América Latina y Europa, tuvo por objetivo mostrar la experiencia del PCCh en el periodo de 40 años de iniciada la Reforma y Apertura, proceso que los comunistas chinos han caracterizado como la construcción de la fase primaria del socialismo con peculiaridades chinas.

La invitación incluyó una visita a Shangai con el propósito de conocer el trabajo de base que realizan los miembros del PCCh, un viaje a Urumchi, Cabecera de la Región autónoma Uygur para participar en la Sesión Informativa sobre políticas étnicas y promoción de la unidad y solidaridad entre grupos étnicos: Prácticas de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, y una estadía en Beijing con el propósito de participar en el Foro de Wanshou sobre Estructuración de una comunidad con destino compartido para la humanidad y el desarrollo del socialismo mundial, evento que se realizó en la Universidad del Pueblo de Beijing.

Se trató de una experiencia enriquecedora que nos permitió conocer de primera mano el complejo proceso de construcción económica que ha catapultado a China a una condición de potencia mundial, cuya influencia se deja sentir en todos los rincones del planeta; escuchar el sustento teórico de esa experiencia, reflexionar e intercambiar opiniones acerca de los enormes desafíos del socialismo en el actual escenario mundial, caracterizado por cambios dramáticos, crisis profundas, amenazas, pero también de oportunidades para abrir paso a un mundo nuevo.

En la medida que el camino chino viene suscitando creciente interés, grandes interrogantes, adhesiones y controversias, me he permitido resumir esa experiencia, que para entenderla necesita ser abordada como parte de un proceso histórico en el que el marxismo ha sido asimilado y recreado para dar respuesta a los problemas del país más poblado del mundo y que posee una cultura milenaria.    

CONDICIONES, ANTECEDENTES Y PROCESO HISTÓRICO

  1.  China es un país-continente con una superficie de 9,6 millones de kilómetros cuadrados y que limita con 14 países en la parte continental y 3 millones de territorio marítimo, incluyendo Taiwán. En su inmenso territorio viven alrededor de 1,400 millones de habitantes que pertenecen a 56 grupos étnicos, siendo la etnia han la mayoritaria y que representa al 90 % de la población. En su seno coexisten creyentes del budismo, taoísmo, islamismo, catolicismo y cristianismo y, naturalmente, población atea.
  2. China cuenta con una de las civilizaciones más antiguas del mundo y su historia registrada data de 5,000 años. Después de que en el año 221 antes de nuestra era Qin Shiguang unificara a toda China y se convirtiera en el primer emperador, se instauró el sistema feudal que duró más de 2,300 años con una sucesión de 400 emperadores de diversas dinastías.
  3. La expansión colonial de las potencias occidentales echó raíces durante un largo periodo en China. Entre 1839 y 1842 Gran Bretaña llevó a cabo la denominada Guerra del Opio en contra de este país. La derrota de China la obligó, con la firma del Tratado de Nanking, al libre comercio (incluyendo el del opio) con Inglaterra a través de cinco puertos y la cesión de la isla de Hong Kong por un periodo de 150 años. Esta situación facilitó, asimismo, la irrupción de otras potencias imperialistas como Francia, Estados Unidos y Rusia. En 1860 China se vio obligada a abrir otros 11 puertos, con la consiguiente pérdida de soberanía sobre su territorio. En estas condiciones se desarrolla el capitalismo en determinadas regiones, una burguesía burocrática o compradora, el proletariado, sectores de burguesía nacional; con ello el terreno favorable para la expansión de las ideas liberales y marxistas y para la lucha democrática y anticolonial.   En 1911 se produjo la revolución democrática encabezada por el Dr. Sun Yat-sen, líder del Kuomintang, y se funda la República, cerrando el largo ciclo de andamiaje feudal.
  4. La revolución Bolchevique de 1917 tuvo un gran impacto en China; en 1921, en medio de la efervescencia del movimiento obrero y estudiantil en las grandes ciudades, particularmente en Shangai, se funda el Partido Comunista de China, que tuvo un acelerado crecimiento y creciente influencia en la sociedad. En poco tiempo, junto al Kuomintang, se convierte en uno de los partidos más importantes de entonces.
This image has an empty alt attribute; its file name is IMG_20190222_165312_1-1024x768.jpg

Visitando el local donde se fundó el Partido Comunista de China.
  • 5. En 1923 se establece la alianza entre el Kuomintang y el Partido Comunista de China, necesaria para defender la República amenazada por las potencias imperialistas que actuaban a través de los caudillos militares que imperaban en cada provincia. Esta alianza incluía, además, el apoyo a las demandas de los obreros y campesinos, el reconocimiento y cooperación con la URSS y la fundación de una academia militar, de la que Chiang Kai-shek fue su rector y Zhou Enlai su director político. Esta alianza funcionó durante 6 años; tras la muerte de Sun Yat-sen toma el control del Kuomintang el ala derechista encabezada por Chiang Kai-shek, quien decide, no solo romper el acuerdo de cooperación, sino también aniquilar a los comunistas, resultado de lo cual se produce la proscripción del Partido y, en abril de 1927, un ataque armado en contra de sus miembros.
  • 6. En esas circunstancias, el Partido Comunista de China se ve en la obligación de organizar la autodefensa; funda el Ejército Rojo y se retira a las montañas Chingkan, iniciándose de ese modo, tras seis años de lucha política, un largo periodo de lucha armada bajo la conducción de Mao Zedong que duró 22 años, incluyendo la Guerra de Liberación Nacional contra la invasión japonesa (1937-1945) y la subsiguiente guerra civil con el Kuomintang, hasta el triunfo de la revolución y la fundación de la República Popular China en 1949.
This image has an empty alt attribute; its file name is 54edba3571139e72268b456d.jpg
Fuerzas Armadas de la República Popular China.
  • 7. Una vez en el poder, al Partido Comunista de China le tocó enfrentar el enorme reto de construir el socialismo en un país devastado por la guerra, pero sobre todo en las condiciones de atraso que habían dejado el largo periodo de semifeudalismo y semicolonialismo. Superar estas condiciones, recuperar la economía, atender las demandas de una inmensa población postrada en la pobreza, eran las tareas más urgentes, las mismas que había que resolver como parte del proyecto socialista, en circunstancias muy distintas a las previstas por Marx y Engels, que postulaban que el socialismo iba a establecerse primero en los países de avanzado desarrollo capitalista.
  • 8. El proceso de superar las brechas dejadas por el semifeudalismo y semicolonialismo y persistir en el rumbo socialista ha sido bastante complejo para los comunistas chinos. En sus inicios hicieron suyo, de manera dogmática, el modelo soviético, contando para ello con la cooperación y asesoría técnica provenientes de la URSS. Pronto comprobaron que aquello no funcionaba para China; se agudizaron desacuerdos con el PCUS que provenían desde la etapa revolucionaria y que se agravaron con la muerte de Stalin. La ruptura sino-soviética de fines de los 50 del siglo pasado fue el resultado de dos maneras de ver la construcción del socialismo y la forma que debe regir las relaciones entre los partidos comunistas.
  • 9. El Gran Salto Adelante, implementado desde 1958 hasta 1961 con el objetivo de acelerar el crecimiento económico, resultó una medida voluntarista, cuyos resultados fueron desastrosos para China. De igual modo, la Revolución Cultural, iniciada en mayo de 1966 con el objetivo declarado de limpiar de China las ideas burguesas y capitalistas, significó otro serio error que causó estragos en el Partido, el Estado, la economía y la sociedad chinos. En 1978, a la muerte de Mao y con Deng Xiao Ping liderando el Partido se pone fin a la Revolución Cultural y se inicia el actual periodo denominado de Reforma y Apertura.

REFORMA Y APERTURA, ETAPA PRIMARIA DEL SOCIALISMO Y SOCIALISMO CON PECULIARIDADES CHINAS

10. Sostienen los comunistas chinos que el proceso que llevan adelante en la actualidad representa una etapa inicial o primaria del socialismo, en la que se tiene que desarrollar una ardua lucha contra la pobreza, el atraso, el subdesarrollo que aún subsisten en el país; un enorme esfuerzo por la industrialización, la modernización, el avance científico y tecnológico, la modernización y urbanización que respondan a las condiciones concretas del China. Señalan que mientras estos problemas no hayan sido resueltos no se puede declarar la superioridad del socialismo sobre el capitalismo, en términos prácticos.

11. La Reforma y Apertura representa un camino exploratorio frente a la necesidad de recuperar la economía, superar el atraso y atender las necesidades del país con mayor población en el mundo. Partiendo del criterio que el socialismo no significa pobreza, desigualdad o exclusión, sino prosperidad y bienestar, los comunistas chinos señalan que para ello es preciso contar, junto a una buena orientación moral y espiritual, con una sólida base material; por tanto, en el actual periodo histórico han colocado a la construcción económica para erradicar la pobreza y el atraso como la tarea central a resolver.

12. La Reforma y Apertura implicó dejar de lado la economía planificada al estilo soviético y optar por lo que se denomina una Economía de Mercado Socialista. Para dinamizar la economía y avanzar en la industrialización no solo se incentivaron las pequeñas empresas rurales y urbanas; a la vez se reestructuraron las empresas estatales, se abrió paso al comercio exterior y a las inversiones extranjeras que se asentaron en primera instancia en las zonas económicas especiales de la costa, para lo cual se les otorgó grandes facilidades, garantías legales e incentivos fiscales. Como resultado, en pocos años se generaron grandes emporios industriales y China pasó a convertirse en la mayor potencia manufacturera del mundo, a la vez en un enorme mercado doméstico, contando en la actualidad con alrededor de 400 millones de consumidores maduros. La evolución del PIB es un claro indicativo de los éxitos conseguidos a través de la Reforma y Apertura. En 1949, año de la fundación de la RPCh, el PIB per cápita era de 27 dólares al año con una población de 450 millones, lo que explica el alto índice de mortalidad asociada a la pobreza de aquella época. Cuando empezó la Reforma el PIB per cápita se elevó a 156 dólares al año para una población de mil millones de habitantes. El 2018 el PIB per cápita alcanzó a poco menos de 10,000 dólares al año para una población de 1,300 millones de habitantes. Al 2020 la meta es alcanzar un PIB per cápita de 12,000 dólares anuales para una población de 1,420 millones de habitantes. A pesar de estos avances, el PIB per cápita en China es aun relativamente bajo, en comparación con el de los países capitalistas desarrollados.


Shangai, una expresión de la modernidad y desarrollo que viene alcanzando China con la Reforma y Apertura.

13. El despegue de la economía china es una realidad inobjetable. Sin embargo, la forma de encarar la construcción económica ha conllevado inevitablemente al desarrollo económico desequilibrado, que se ha convertido en el problema más serio que enfrenta en la actualidad el proceso chino. A diferencia de las regiones de la costa que han alcanzado un alto nivel de desarrollo y la población goza de ingresos decorosos y servicios que le asegura bienestar, las regiones situadas en la parte central y occidental son insuficientemente desarrolladas, y es allí donde aún no se culminado el objetivo de erradicar la pobreza y el atraso. Este problema fue tratado en los últimos congresos del PCCh, tomándose la decisión de eliminar el problema de desarrollo desequilibrado, para lo cual se vienen implementando proyectos específicos para cada región, trasladando cuadros políticos y especialistas técnicos, llevando inversiones. 

14. La Reforma y Apertura, si bien viene obteniendo éxitos asombrosos que han convertido a China en la segunda economía del mundo, significa también un camino donde los riesgos y amenazas son permanentes. El reconocimiento e incentivo a la formación de empresas privadas, el comercio y el consumo; las facilidades a las inversiones extranjeras, así como el respeto de China a las normas y requisitos de la OMC, organismo del que pasó a ser parte en 1991, representan, de hecho, un camino heterodoxo e inédito de construcción socialista, donde, junto al surgimiento de nuevos millonarios, se producen diferencias de ingresos, el terreno favorable para el crecimiento de un pensamiento individualista, influencia del estilo de vida occidental y la presencia de serios niveles de corrupción, al punto que sectores críticos desde la izquierda afirman que en China se ha producido una restauración capitalista y que lo que allí existe no es otra cosa que un capitalismo de Estado.

15. A estos cuestionamientos el Partido Comunista de China reitera que en la actualidad están experimentando una fase primaria del socialismo, que ése es el camino que han encontrado para lograr el desarrollo económico y crear una sólida base material, imprescindible para pasar a una etapa más avanzada de la construcción socialista. Durante este periodo se tienen que desplegar todos los esfuerzos para desarrollar la educación, salud pública, servicios sociales para todos. Este periodo de la etapa primaria permite materializar el cambio o viraje de una economía planificada a una economía de mercado socialista. Será una combinación o unidad de la eficiencia y la justicia, con prosperidad común, con felicidad compartida por todos. Se trata también de un proceso histórico que permite materializar los dos sueños centenarios del pueblo chino, compromisos del Partido Comunista de China: 1) En el año 2020, primer centenario del Partido, se compromete a eliminar en la parte continental la pobreza absoluta. 2) Al 2050, centenario de la República Popular China, se debe haber logrado construir una China bien industrializada, civilizada, democrática, linda en sentido ecológico. Recalcan que éste es un camino válido para China, que responde a las condiciones concretas de China, una manera peculiar de construir el socialismo y no un modelo para ser exportado o copiado mecánicamente.

16. El Partido Comunista de China señala que para conjurar las amenazas y el riesgo de una restauración capitalista es imprescindible persistir en los siguientes principios cardinales: 1) Persistir en el marxismo-leninismo y pensamiento Mao Zedong 2) Persistir en el camino socialista 3) Persistir en la dirección del Partido Comunista sin vacilación alguna 4) Persistir en la democracia popular. No en la democracia norteamericana o europea, sino en la democracia china.

17. Es importante detenerse en la forma cómo se entiende y aplica la democracia en China, pues sobre este punto se centra uno de los principales ataques que realizan la derecha y las potencias capitalistas de Occidente, argumentando que en China no existe democracia alguna ni pluralismo político y religioso, ni libertad para las etnias. Desde su fundación y durante la etapa revolucionaria el Partido Comunista de China aplicó lo que Mao Zedong definió como Línea de Masas; es decir que, partiendo del convencimiento que son las masas las protagonistas de la historia, el Partido todo lo realiza con las masas, no se coloca por encima ni detrás de las masas, marcha junto a ellas y se coloca a su servicio. Este principio fue fundamental en la etapa revolucionaria y es fundamental en la etapa de construcción del socialismo, pues ningún régimen puede gobernar tanto tiempo y realizar las grandes transformaciones si no cuenta con el apoyo decidido de la población y su activa participación.

18. Para garantizar la más amplia participación popular en los asuntos de gobierno, el sistema democrático chino tiene dos componentes fundamentales: La Asamblea Nacional Popular y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, y combina tres principios: Dirección del Partido Comunista de China, el pueblo es el dueño del país, Estado con Derecho.

19. La Asamblea Nacional Popular es el máximo poder de la nación china. Elige al Jefe de Estado y miembros del gabinete y asume funciones legislativas. tiene 2,980 diputados, organizados en 35 delegaciones, no delegaciones de partidos como ocurre en la democracia liberal, sino en representación de región, provincias y municipios; una de estas delegaciones corresponde a las FFAA. Los diputados en China no ganan salario por ser ocupar ese cargo. Cuando se convoca a sesión, ejerce como diputado y luego retorna a su trabajo habitual. La Asamblea Popular tiene 5 niveles: Nacional, provincial, municipal, distrital y de base. Contando los 5 niveles existen más de 2 millones de diputados, el 95 por ciento de ellos trabajan y funcionan a nivel de base.

20. La Conferencia Consultiva Política es un instrumento deliberativo y está concebida como un sistema de cooperación multipartidaria, mecanismo de participación política, canal de expresión para grupos de interés, facilitador y preservador de la integración social, la supervisión democrática y la estabilidad. Su creación se remonta a setiembre de 1949, un mes antes de fundada la república. En ese acto participaron representantes de 9 partidos políticos, más de 30 sectores sociales, 5 creencias religiosas, FFAA y chinos de ultramar para discutir el tipo de Estado a establecer, acordaron la República Popular China y elaboraron su primera Constitución, el himno nacional, aceptaron la dirección política del Partido Comunista de China, coincidieron en participar todos en el gobierno y crear un nuevo sistema de consultas políticas y supervisión mutua. En esta fundación de la Conferencia Consultiva Política, Mao Zedong, Chu Te y Chou Enlai asistieron como representantes del PCCh. Actualmente, en el nivel nacional, la CCP tiene 2,158 miembros, representando a los 9 partidos políticos existentes (8 partidos no comunistas) y 34 sectores sociales, y funciona, asimismo, en los 5 niveles que la ANP.

21. La democracia china también asume el respeto e igualdad entre los grupos étnicos y la libertad religiosa. Todas las etnias están representadas en los diversos niveles de los instrumentos que rigen la democracia China, tienen autonomía, preservan su territorio, costumbres, idioma y cultura, como parte del Estado y Nación chinos. Desde el gobierno se vienen realizando enormes esfuerzos para la integración vial a través de importantes redes de ferrocarril, autopistas, transporte aéreo y marítimo, a la vez que se ejecuta infraestructura económica, de salud y educación. Todo esto pudimos comprobarlo durante la visita a Urumchi, cabecera de la Región Autónoma Uygur de Xin Jiang, donde la población nativa vive de acuerdo a sus usos y costumbres, desarrolla libremente sus manifestaciones culturales y los practicantes musulmanes asisten libremente a las mezquitas. Otro tanto ocurre en otras regiones, como es el caso de la provincia Qinhai, donde conviven pobladores de las etnias han, tibetana o mongol, hui, salar y kajaza y existen templos budistas y mezquitas donde concurren los creyentes de esas religiones.


Musulmanes en una mezquita de la Región Autónoma Uygur, en Urumchi. En China se respeta a las etnias y existe libertad religiosa. 

22. Lo que no tolera el gobierno es el separatismo ni la intromisión de las potencias occidentales que lo promueven con el argumento de defender la “libertad” y la “democracia” y alientan acciones desestabilizadoras, incluso terroristas.

RELACIÓN PARTIDO-GOBIERNO

  • 23. El Partido Comunista de China, fundado en 1921, cuenta en la actualidad con alrededor de 90 millones de militantes repartidos en todo el territorio nacional. De acuerdo a sus estatutos, “se guía por el marxismo-leninismo. El pensamiento de Mao Zedong, la teoría de Deng Xiaoping, el importante pensamiento de la triple representatividad, la concepción científica del desarrollo y el pensamiento de Xi Jimping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva época”. Asimismo: “En la presente fase, la principal contradicción de nuestra sociedad es la que existe entre la creciente demanda del pueblo de una vida mejor y el desarrollo desequilibrado e insuficiente. Debido a factores internos del país y a la influencia internacional, la lucha de clases va a subsistir por largo tiempo en determinados ámbitos, siendo posible que se agudice en ciertas condiciones, pero ya ha dejado de ser la contradicción principal.”
This image has an empty alt attribute; its file name is 49408054_1012385948948815_7934046622944591872_n.jpg
Xi Jinping, actual Secretario del PCCh y Presidente de la República Popular China.
  • 24. De acuerdo con esto, existe una gran diferencia con los criterios que manejaba el PCCh antes de la Reforma y la Apertura, donde la lucha de clases constituía el eje de su actuación. Como consecuencia de ello, los comunistas chinos concentran hoy su atención en resolver la contradicción descrita a través del impulso, con una visión de conjunto, de la construcción económica, política, cultural, social y la de la civilización ecológica.
  • 25. Para los comunistas chinos la dirección del PCCh en el proceso de construcción socialista es la clave; esta dirección se ejerce, como se ha mencionado, aplicando la línea de masas y elevando la capacidad de gobernanza que se ejerce a través de una correcta relación entre Partido-gobierno.
  • 26. Perseverar en la acción del pueblo como núcleo es un principio fundamental para el PCCh al que debe atenerse todo militante.
  • 27. El PCCh toma en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos en la construcción política: Dominar el rumbo político, fortalecer la dirección política, guardar siempre el color original político; mientras que en la construcción ideológica considera aspectos claves a los ideales y la convicción. El Partido se construye en todos los niveles sociales, siendo las células de base sus cimientos; en cada comunidad hay una célula del Partido y son los organismos de base del Partido los encargados de ordenar la vida social.
  • 28. El Partido ejerce las funciones de gobierno asumiendo la democracia popular, el pluralismo político y respetando la Ley.
  • 29. El Partido orienta al pueblo en la aprobación de las leyes; el Partido actúa siempre en el marco de la Ley y asegura su complimiento.
  • 30. El gobierno pone en práctica un sistema de consultas para tomar la opinión de las mayorías sobre asuntos importantes a resolver. La militancia partidaria realiza un trabajo de base para orientar o esclarecer los contenidos del tema a discutir.
  • 31. El Partido tiene que administrar al Partido. Para administrar al Partido se implementan medidas mucho más rigurosas que las que rigen en la esfera de gobierno.
  • 32. El militante del Partido no solo se rige por la Ley en general, sino también por los estatutos y la disciplina del Partido. Si no puede disciplinarse no puede seguir siendo miembro del Partido.
  • 33. Tolerancia cero a la corrupción que se ha convertido en un serio problema en la etapa de Reforma y apertura. Construcción de un sistema para combatir la corrupción que abarca componentes ideológicos, éticos y morales, severas penas a cargo de la justicia, apoyarse en las masas para ejercer acciones vigilantes y abrir canales receptivos de denuncias.

LA COMUNIDAD CON DESTINO COMPARTIDO PARA LA HUMANIDAD

  • 34. La Comunidad con Destino Compartido para la Humanidad es un proyecto de largo alcance y estrategia global esbozados por Xi Jimping actual Secretario General del Comité Central del partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China. Parte de una constatación dialéctica: Que el mundo se encuentra en su peor y mejor momento a la vez. Peor, porque atraviesa una crisis que afecta a todos los países en mayor o menor medida y que abarca a la crisis económica que sacude a los países centrales del capitalismo y se extiende al Tercer Mundo, la crisis medioambiental y los efectos del cambio climático, la crisis alimentaria y escasez de recursos, el hambre, las migraciones, las guerras regionales, la descomposición moral, el crecimiento de la criminalidad, la corrupción y el narcotráfico, el socavamiento de la democracia y el afianzamiento de posiciones autoritarias, racistas y xenofóbicas. Un mundo devastado por el capitalismo y su modelo más salvaje, el neoliberalismo. El mejor, porque toda crisis representa también una oportunidad y los enormes cambios que se están produciendo en el planeta establecen las condiciones objetivas para abrir paso a un mundo nuevo como resultado del esfuerzo mancomunado a una dimensión global.
  • 35. La propuesta de la Comunidad con Destino Compartido para la Humanidad plantea construir un mundo caracterizado por el desarrollo pacífico, la paz duradera, la seguridad universal, la prosperidad de todos, la apertura y la inclusión, y la limpieza y la hermosura.
  • 36. Tomando en cuenta el dato objetivo que el eje de la economía mundial se está desplazando del Atlántico hacia el Pacífico, la propuesta de Comunidad con Destino Compartido para la Humanidad, calza con la iniciativa china de la Franja y la Ruta, que integra la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI, cuyo objetivo es conectar Asia con Europa y África con gran parte de las economías de Asia-Pacífico a través de rutas terrestres y marítimas, la construcción de sistemas de comercio e infraestructura.
  • 37. Representa una nueva manera de entender la globalización: una globalización favorable para todos los países y no solo para las potencias capitalistas, como ocurre en el presente. Un nuevo consenso y nuevo orden internacional que implica reformar y democratizar la ONU, optar por el multilateralismo en lugar del unilateralismo y el hegemonismo de gran potencia, tomar el diálogo y las negociaciones para resolver los problemas en lugar del uso de la fuerza, el chantaje, el bloqueo o la coerción económica.
Nueva Ruta de la Seda en el siglo XXI.

CHINA Y AMÉRICA LATINA

  • 38. ¿Qué consecuencias tiene todo esto para América Latina y nuestro país? Es sabido que, para América Latina, como para el conjunto de países tercermundistas que viven bajo dominio imperialista, la actual forma de globalización le cierra toda posibilidad de desarrollo. La imposición del modelo neoliberal ha destruido su aparato productivo, reforzándose su condición de exportadora de materias primas y mercado para las manufacturas extranjeras. En una etapa donde el conocimiento constituye un eje fundamental para el desarrollo, nuestros países ven bloqueada toda posibilidad de avance científico y tecnológico.
  • 39. Desde el ingreso de China a la OMC, en el 2001, las relaciones comerciales con América Latina se han ido incrementando de manera acelerada. En el 2018 el intercambio bilateral entre ambos alcanzó la suma de 307.4 mil millones de dólares, lo que representa un crecimiento del 18,9% respecto a años anteriores y se calcula que actualmente más de 2,000 empresas chinas operan en AL, cifras que se irán elevando conforme se vaya asentando la tendencia que vincula a las economías del eje Asia-Pacífico. En nuestro caso, el problema a resolver en este terreno consiste en determinar el tipo de intercambio con el gigante asiático y el destino de sus inversiones en nuestros territorios. Dentro del esquema primario exportador y desindustrializador en el que se mueven las clases dominantes nativas, es inevitable que aquel intercambio e inversiones se manejen en ese marco. No olvidemos que el crecimiento de la economía peruana durante la década anterior estuvo motorizado en gran parte por la demanda china de materias primas y que la producción textil cayó dramáticamente con la llegada masiva de productos de aquel país con precios que la industria nacional no podía competir.
  • 40. Por otro lado, en la disputa mundial entre las grandes potencias por los recursos naturales, el agua, fuentes de energía, mercados y posicionamiento geopolítico, el imperialismo norteamericano pretende poner una barrera a la presencia china en el subcontinente e impedir que nadie se meta en lo que considera su patio trasero. Con ese propósito, además del objetivo de bloquear el desarrollo independiente de nuestros países, se encuentra desplegando una estrategia de recolonización de AL, que pasa por arrasar con los gobiernos de izquierda, progresistas y patrióticos. Brasil, Venezuela, Nicaragua, son ejemplos de cómo se viene implementando esta estrategia reaccionaria.
  • 41. Las vías para alcanzar el desarrollo y bienestar de nuestros países en el actual contexto de globalización es un tema crucial a resolver. Lo cierto es que el futuro de cada uno de ellos está comprometido con la lucha antimperialista y liberadora latinoamericana y caribeña, con una integración independiente del tutelaje norteamericano o de cualquier otra potencia imperialista, con la defensa de nuestros recursos naturales, la superación del esquema primario exportador, el desarrollo científico y tecnológico. Solo de este modo, construyendo una comunidad de interés latinoamericana y caribeña, fortaleciendo UNASUR, CELAC y otros instrumentos de cooperación, estaremos en condiciones de aportar y beneficiarnos de la propuesta de la construcción de una comunidad con destino compartido para toda la humanidad, planteada por Xi Jimping y el Partido Comunista de China.   

Perú, marzo del 2019