PRONUNCIAMIENTO: POR UNA POLÍTICA EXTERIOR INDEPENDIENTE Y SOBERANA

Frente a los acontecimientos relacionados a la visita del presidente Nicolás Maduro a nuestro país para asistir a la Cumbre de las Américas, expresamos lo siguiente:

  1. Rechazamos la posición del gobierno peruano al pretender impedir la presencia del citado mandatario, actitud ilegal que está reñida con las elementales normas de la diplomacia internacional y que expresa no solo intolerancia y torpeza política, sino también una vergonzosa subordinación respecto a la política e intereses del imperialismo norteamericano que sigue considerando a América Latina como su patio trasero y se cree con el derecho de intervenir a su antojo en los asuntos internos de los países de la región, presionando, amenazando, realizando bloqueos económicos, incluso practicando el intervencionismo armado, usando como taparrabo la defensa de la libertad y la democracia, conforme lo hace en otras partes del mundo.

  2. Repudiamos la inmensa, uniforme e intolerante campaña de los grandes medios de comunicación en el Perú y en el extranjero, dedicados a desinformar y manipular la mente de la gente, desatar una sostenida campaña anticomunista, macartista, contra todo lo que signifique izquierda, progresismo o crítica al modelo neoliberal. El monopolio de la información, la concentración de los grandes medios de comunicación, las millonarias campañas que despliegan, son parte indesligable de la política de dominación e intervencionismo del imperialismo norteamericano, secundado por las clases dominantes nativas.

  3. Se hace evidente, una vez más, la doble moral de la política norteamericana y sus aliados. Quienes han alentado golpes militares y dictaduras sangrientas y que apoyan las elecciones escandalosamente fraudulentas en Honduras, pretenden darnos lecciones de democracia y descalificar a Venezuela, país al que someten a un inhumano bloqueo económico y donde alientan la acción de grupos golpistas y terroristas.

  4. Defendemos el camino soberano de los pueblos en su lucha por su desarrollo, por la integración de América Latina y El Caribe sin el tutelaje e intervencionismo norteamericano. Abogamos por una salida negociada a la crisis venezolana y a rescatar los acuerdos de República Dominicana que estuvieron a punto de ser firmados. Reiteramos el compromiso militante por la paz de los pueblos, el diálogo y la autodeterminación, la defensa de los derechos humanos, y colaboración mutua y recíproca entre países hermanos.

Lima, 20 de febrero del 2018

Buró Político del Comité Central