Por: Soledad Lozano Costa

Con la idea de apostar por su mejoramiento y estando en la décima semana de su ejecución considero que es relevante mencionar algunas inquietudes, observaciones y precisiones acerca de la estrategia “Aprendo en Casa” que se viene desarrollando desde el 6 de abril del presente año para afrontar la emergencia sanitaria producida por la COVID-19; y de esa manera atender con solvencia, en el corto plazo , las necesidades de educación formal de los estudiantes de inicial, primaria y secundaria durante el estado de emergencia.

En primer lugar, es necesario brindar un reconocimiento a los profesores que a pesar de las circunstancias de pánico e incertidumbre continúan con su labor educativa, que hoy, implica mayor esfuerzo y dedicación para darle un matiz pedagógico y complementar a lo transmitido a través de la TV, radio e internet. Lo mismo que el acompañamiento emocional y atención permanente a tiempo completo en dar soluciones a las necesidades de los estudiantes y requerimientos de los padres de familia, e inclusive, ya hay héroes como el caso de los profesores de Caballococha, que por buscar a sus alumnos fueron contagiados y luego fallecieron.

De igual modo, los profesores obligados por la emergencia con desigualdades de herramientas, recursos y capacitación están implementando la educación a distancia aunque le demande mayor costo, referido a la adquisición de aparatos y al pago de teléfono, televisión, internet y consumo de electricidad; que por supuesto también afecta a los padres de familia.

El tema de la baja conectividad es una de las mayores deficiencias, porque “el 30% del Perú tiene la posibilidad de hacer un vínculo por internet y el 70 % no”1, e incluso en los informes y videos se observa que es un gran desafío para escolares y profesores, que tienen que caminar horas hasta los cerros para encontrar una señal que le permita conectar sus celulares o tablets. Aquí se desnuda las grandes desigualdades económicas y sociales que existe en el país porque se abre la brecha en donde un sector minoritario tiene acceso a los medios digitales y virtuales y gran mayoría carece de ello con más incidencia en el sector rural en donde la pobreza es mayor.

A fin de favorecer y facilitar la inclusión social el estado debe impulsar en forma inmediata la instalación, utilización y masificación de la “Banda Ancha y su aprovechamiento por parte de toda persona, como medio que coadyuva al efectivo ejercicio de sus derechos a la educación, salud y trabajo, y a sus libertades de información, expresión, opinión, empresa y comercio, reconocidos constitucionalmente” (Art. 2). “Declarándose de necesidad pública e interés nacional” (Art 3)2 por lo que el uso del internet en forma permanente y de alta velocidad debe ser gratuita con prioridad en el sector rural y sectores populares de las ciudades con el objeto de garantizar la continuidad de “Aprendo en Casa”.

Otro aspecto está relacionado con las limitaciones y carencia de aparatos y herramientas, “porque solo el 33.3 % de hogares peruanos posee una computadora y el 29.8 % tiene conectividad por internet”3. El 18 de abril de 2020 se anunció la compra de tablets para ser entregados a los estudiantes y profesores de los sectores de mayor pobreza del campo y las ciudades; sin embargo recién el 7 de junio se inicia el proceso para adquirir más de un millón de tablets, y 200 mil cargadores para asegurar la continuidad del servicio educativo durante la emergencia sanitaria. Lo que significa que en el mejor de casos, según fuentes del MINEDU, estará llegando a las escuelas a partir de la última semana de julio.

Son más de S/ 650 000 millones de soles de inversión inicial por lo que exigimos la mayor transparencia posible para evitar casos escandalosos de corrupción que se produjeron con la compra de mascarillas, equipos de salud y ranchos en plena pandemia. Es triste recordar las laptop de S/ 100 dólares del año 2007 ofrecido por el Ministro de Educación José Antonio Chang, que luego llegó a costar más del doble a pesar de que muchos técnicos demostraron que eran inservibles para fines educativos; quedando claro al final que era un “faenón” más de Alan Gracia.

Nos llama la atención la sobre dosis de entusiasmo del MINEDU que en su Nota de Prensa del 04 de junio del 2020, titulado “Aprendo en casa”, recibe elogios de organizaciones internacionales y la prensa extranjera, que destacan y resaltan el impacto positivo en estudiantes y docentes. UNESCO también hace alusión al Programa de #CulturaDesdeCasa de la Municipalidad de Lima, pero el municipio en su Nota de Prensa es objetiva y menciona. ”Esta iniciativa municipal es destacada junto con proyectos culturales y educativos de Uruguay (Hornero Migratorio), Chile (Transformar el Presente, Soñar el Futuro), México (Warholitos), Brasil (7 Pueblos, Retrato de un Territorio), además del programa Aprendo en Casa del Ministerio de Educación del Perú”.

El MINEDU también afirma que “Aprendo en casa”, que utiliza la radio, televisión e internet, llega actualmente al más del 90 % de los escolares de instituciones educativas públicas de todo el país. Es preocupante está aseveración porque el decano del Colegio de Profesores del Perú, Helí Ocaña Alejo, ha reiterado que en Lima Metropolitana más del 5 % de la población escolar estaría fuera de la educación remota y que el porcentaje en las provincias sería mayor. De igual modo el secretario general del SUTEP, profesor Lucio Castro Chipana, ha manifestado que Aprendo en Casa, pese a los esfuerzos de profesores solamente está llegando al 60% de la población escolar. Tampoco podemos olvidar los esfuerzos que hacen muchos profesores al desplegar diversas estrategias muy creativas para atender a los estudiantes donde no llega la TV. radio o internet.

Reconocemos el esfuerzo del MINEDU, que en medio de improvisaciones y errores ha implementado rápidamente la educación remota destinada a los estudiantes de la Educación Básica, como parte de las decisiones adoptadas por el Gobierno para enfrentar y controlar la pandemia en el país; sin embargo, es inaceptable su burocratismo controlista, “hay un énfasis en lo pedagógico con una infaltable burocracia que obliga a los docentes invertir mucho tiempo en el llenado de informe de dudosa importancia. Un aplicativo en línea con datos relevantes evitaría la pérdida de tiempo.”4

Con respecto a su funcionamiento “en las normas y en la plataforma se hace referencia a 3 canales: la web, la televisión y la radio como si fueran parte de un mismo paquete, cuando no lo son. Y no lo son, no debido a un error, sino porque deben responder a una lógica distinta, pero que aún no se evidencia. …Ni las familias ni el profesorado tienen claridad si estos canales se entretejen de alguna manera y cómo. Pero, al parecer, tampoco el MINEDU lo tiene claro”5

Hasta aquí llega nuestro sentido de crítica, por lo que sigue es reflexionar para sugerir una propuesta de ir convirtiendo paulatinamente la estrategia de “ Aprendo en Casa” en un programa que permita superar la improvisación y la dispersión en donde la integración de la temática curricular sean elementos generadores de aprendizajes a través de situaciones de la vida real o proyectos, orientados a formar estudiantes capaces de analizar y enfrentarse a los problemas de la vida con el sustento de la solidaridad y la justicia social.

La educación a distancia utilizará diversas técnicas y estrategias de aprendizaje centradas en el estudiante, que fomente el protagonismo de su propio aprendizaje. Es decir, se trata de una educación flexible y participativa en donde el uso de medios electrónicos como la radio, la televisión, la computadora y el celular se convertirán según su naturaleza tecnológica en recursos de apoyo indispensables a una educación remota, que más que novedosa es un proyecto viable y actual; y además como valor agregado es que está brindando educación en una situación de emergencia; pero al mismo tiempo, que una vez pasada la pandemia se convertirá en complementario y necesario de la educación presencial en donde el docente seguirá ejerciendo su liderazgo pedagógico.

Finalmente, miramos el futuro con esperanzas y deseos de potenciar un programa de una modalidad innovadora a distancia que fomente una educación integral de calidad de los niños y jóvenes de nuestro país.

1 León Trahtemberg destaca estrategia Aprendo en Casa del Ministerio de Educación.06.04.2020

2 LEY Nº 29904 Ley de Promoción de la Banda Ancha y Construcción de la Red Dorsal Nacional de Fibra Optica. 19.07.2012
3 Idel Vexler . Qué pasa con “Aprendo en Casa”?. Columna de opinión. Actualizado el 14/04/2020

4 Heli Ocaña Alejo.El desafío de la educación a distancia.
5 Eduardo León Zamora. ¿Cómo seguir mejorando la estrategia «Aprendo en casa»? May 5, 2020.