Comunicado

  1. A partir de problemas originados por la relación conflictiva de una expareja de militantes del Partido, que tiene que ver con violencia de género y conductas patriarcales, asunto judicializado y objeto de cuatro resoluciones de la autoridad competente, la Comisión de Control y Disciplina tomó a su cargo la primera denuncia que realizó la camarada afectada a principios del año pasado, investigó y luego sancionó a Diego Romero con la suspensión temporal de su militancia. Recientemente, frente a una nueva denuncia recibida el 30 de diciembre pasado, el C.R. “José Carlos Mariátegui”, instancia donde militaba Diego Romero, ha tomado la decisión de separarlo definitivamente de las filas del Partido.  
  2. El Partido reitera su compromiso inalienable de lucha contra toda expresión de machismo, en la lucha antipatriarcal y contra la violencia de género, y en general, contra toda forma de opresión en la sociedad peruana. Esta es una tarea que debe comenzar en casa, en la relación entre comunistas, y extenderse a todas las esferas de la actividad política, social, económica, cultural. Toda observación crítica que pudieran hacernos llegar al respecto, bienvenida. La vigilancia que contribuya a resolver y superar problemas o deficiencias, es una necesidad. La comprensión del problema en las condiciones del siglo XXI, una exigencia.
  3. Consideramos, en ese sentido, que este precedente nos lleva a asumir de manera más efectiva esta lucha, que tiene fundamentalmente un componente ideológico y cultural, y es tarea de todo el Partido. Como parte de las medidas, la Comisión de la Mujer elaborará un protocolo de actuación para afrontar posibles denuncias sobre estos casos y sean atendidos de manera más diligente y efectiva.  Instituiremos también el respaldo legal a todo militante, simpatizante o persona que denuncie violencia de género.  Al mismo tiempo prestar atención a la lucha contra la homofobia y transfobia.
  4. Sin embargo, debemos estar advertidos también que a partir de un problema de gran importancia y altamente sensible como es la relación correcta que debe haber entre el hombre y la mujer, influida en nuestro caso por una herencia machista supérstite que hay que enfrentar, resolver y superar; se ha iniciado una campaña mediática que desborda las fronteras partidarias usándola como pretexto, no para contribuir a resolver problemas o superar deficiencias y errores,  sino atacar, confundir, desacreditar y eventualmente dividir al Partido y meter cuña en la misma izquierda ad portas de las elecciones  de abril próximo. No es casualidad que estos hechos ocurran y adquieran una extensión inusitada en pleno proceso electoral, que apunten contra determinado candidato o golpeen al núcleo de dirección del Partido.
  5. No debemos perder de vista la estrategia de la derecha para este período de crisis, de descontento popular y reordenamiento de fuerzas políticas. Observa con temor el afianzamiento de la candidatura de Verónica Mendoza. Hay que impedir que avance y nada mejor que aislarla y desacreditarla. Para ello cuentan con el recurso del anticomunismo, el terrorismo, el chavismo y otros ismos para meter miedo en la población.  Y su blanco principal será, sin duda, Patria Roja. Campaña que ya comenzó. Debemos estar preparados para este escenario y encontrarnos más unidos, más activos, más vinculados al pueblo.

Lima, o6 de enero de 2021.

Buró Político del Comité Central