PRONUNCIAMIENTO

  1. La lucha que viene librando el proletariado agroindustrial ha puesto en evidencia el régimen de sobreexplotación que padecen los trabajadores, obligados a laborar en condiciones inhumanas, con salarios de hambre, sin derecho alguno que los proteja, mientras que en el otro lado de la balanza los grandes empresarios, beneficiados por las obras de irrigación hachas con el dinero de todos los peruanos, por los privilegios tributarios y otras gollerías consagradas por la ley Climper, obtienen enormes utilidades.
  2. Estos empresarios que concentran la propiedad de la tierra en grandes complejos dedicados a la agroexportación, han puesto el grito en el cielo frente a los justos reclamos de los trabajadores, procediendo a una campaña mediática falaz, según la cual conceder incrementos salariales llevaría a la quiebra de sus empresas. Sus lobbystas vienen actuando en el Parlamento y el Ejecutivo, entidades en las que se viene preparando una salida “salomónica”, que en realidad encubre la ratificación de la ley Climper con otra envoltura. Los incrementos salariales se plantean en forma de “bonos” que no afectan la parte remunerativa, no se computan para el cálculo de la CTS ni para gratificaciones. Tampoco se garantiza la negociación colectiva, ni la estabilidad laboral; contrariamente, se extienden los beneficios tributarios a las empresas hasta el 2028.
  3. Nuestro Partido reitera su respaldo y solidaridad a la lucha del proletariado agroindustrial, exigimos que se atiendan sus justas demandas, que cese la campaña mediática de victimización de los grandes empresarios y se promulgue una ley agraria que aliente la productividad del sector, termine con el abandono de los pequeños y medianos productores, se amplíe el mercado interno, garantice la soberanía alimentaria y se proteja a los trabajadores con condiciones laborales y salarios dignos.

Lima, 28 de diciembre del 2020

Buró Político del Comité Central