NICOMEDES SANTA CRUZ Y LA DÉCIMA REVOLUCIONARIA

Por: Augusto Lostaunau Moscol *

“La décima, que en la Conquista y Virreinato estuvo mayormente en boca de “españoles europeos” y “criollos”, a partir de la época republicana se hizo “canto del pueblo” de manera definitiva, y desde entonces sus temas incluyen las costumbres, la tradición y la problemática social y política de las capas marginadas, trasuntando un auténtico mensaje popular donde el lenguaje se peruaniza, mientras una retórica sui generis admite asonancias en su rima, amén de una que otra licencia”.
Nicomedes Santa Cruz

Nicomedes Santa Cruz Gamarra nació en Lima el 4 de junio de 1925 y murió en Madrid el 5 de febrero de 1992. Hace 25 años que perdimos al más importante decimista peruano del siglo XX. Su obra siempre se ha relacionado al rescate y sobrevivencia del folklore negro de la costa peruana. Pero, las décimas de Santa Cruz también mostraron parte de su pensamiento político. En 1962 escribió:

Yo Soy Revolucionario

1
Yo soy revolucionario
porque habiendo quien me escucha
pongo mi voz en la lucha
al lado del proletario.
No para mejor salario
ni coto a la cesantía.
Denuncio la plus valía
con cartas sobre la mesa
y ataco la libre empresa,
iHijos de la patria mía! . . .

2
Yo grito revolución
y ataco todo gobierno
que en olvido sempiterno
sotierra la Educación.
Pido alfabetización
para nuestra serranía.
Maldigo esta oligarquía
que en su cínica arrogancia,
medra con nuestra ignorancia,
¡Hijos de la patria mía! . . .

3
Mi alma es revolucionaria
porque a como dé lugar
estoy dispuesto a luchar
por Nuestra Reforma Agraria:
en la hacienda millonaria
de feudal soberanía
hemos de dar hoy en día
“la tierra al que la trabaja”
aunque allí esté mi mortaja,
¡Hijos de la patria mía! . . .

4
Yo soy revolucionario
porque en este pandemónium
la International Petroleum
no me volvió mercenario.
y si los ataco a diario
es porque la patria mía
padece la tiranía
de los gobiernos vendidos
a los Estados Unidos
corrompidos por la CIA . . .

5
Yo grito revolución
con sentido fundamento,
y no busco el Parlamento,
me atañe la insurrección.
Yo creo en el paredón
como otros en tiranía,
y mi justa rebeldía
no se postrará de hinojos
aunque me salten los ojos
balas de la oligarquía.

Esta décima de inicios de la década de 1960, la retrata en forma clara y precisa. Los problemas estructurales del Perú estaban ligados a la presencia de la International Petroleum Company (en Piura), de las grandes haciendas semifeudales, de la Cerro de Pasco Copper Corporation, de las luchas campesinas por la reforma agraria, del surgimiento del sindicalismo clasista que rompía con las mafias de PAP que controlaban la CTP, la violencia de la clase dominante contra las manifestaciones de descontento popular, el permanente intervencionismo del gobierno estadounidense en nuestra política interna. Es decir, utiliza una expresión de la cultura popular para transmitir el sentir del pueblo.

Una décima poco conocida de Nicomedes Santa Cruz Gamarra. Una décima que muchos prefieren que se mantenga oculta.
*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.