López Obrador gana las elecciones presidenciales en México

La victoria electoral de Andres Manuel López Obrador, hace que la izquierda en el país, llegue por primera vez al poder. Luego de muchos intentos de coalición unitaria con los partidos históricos.

Por primera vez, un político de experiencia como líder social, que mira hacia la izquierda, gobernará el país de habla hispana más grande del mundo. Según el conteo rápido del Instituto Nacional Electoral, logró entre el 53% y 53,8% de los votos, por delante de Ricardo Anaya (22%-22,8%) y José Antonio Meade (15,7%-16,3%). Más claro: López Obrador es el presidente con mayor respaldo de la historia de México. El triunfo de López Obrador es la constatación de que el país demanda urgente un cambio.

El líder de Morena, López Obrador promete una transformación a la altura de la Independencia, la Reforma y la Revolución. A partir de ahora ya las grandilocuentes propuestas deberán ser aterrizadas. Deberá concretar cómo acabará con la corrupción mas allá de los buenos deseos y tendrá que definir un plan para reducir los niveles de violencia.

La contundente victoria de López Obrador pone patas arriba el sistema tradicional de partidos de México. Tan significativa es la victoria del líder de Morena como la derrota del resto de partidos. La irrupción de Morena, la formación creada ad hoc por López Obrador, como principal fuerza en el Congreso, pone a la izquierda ante un reto ingente, en la medida en que el triunfo lo ha logrado en coalición con un partido, Encuentro Social.

El líder izquierdista tiene el desafió de conciliar al país, luchar contra la corrupción, eliminar la violencia. Generar poder popular y social en el pueblo mexicano. Posicionar el discurso de izquierda en la Región. No ser atrincherado por las fuerzas conservadoras neoliberales de la derecha internacional.