LAS FANFARRONADAS Y LAS OBRAS DE LA CORRUPCIÓN

Por: Augusto Lostaunau Moscol*

Días antes de la sesión congresal donde se debatirá la posible vacancia del actual presidente de la república, el congresista Moisés Mamani, de Fuerza Popular (fujimorismo liberal de derecha) ha causado un sismo político de máxima magnitud al presentar un vídeo donde se reúne con Kenji Fujimori y otros congresistas Avengers (fujimorismo liberal de izquierda) “arreglando” los votos para definir el segundo pedido de vacancia.

Claramente, se puede escuchar cómo se ofrecen obras a cambios de votos o ausentismo. Además, cada obra viene con su respectivo porcentaje. Así, en un audio se puede escuchar que lo mismo lo hacen los apristas, los humalistas y todos. La Plata Llega Sola. El 5% de cada obra va directo a la cuenta corriente secreta del congresista “amigo”. Hasta le dan un ejemplo: “si la obra cuesta 100 millones, el 5% (o sea 5 millones) son para ti. Fácil. Rápido”.

En horas de la noche, los implicados (ministros y congresistas) han salido a los medios de comunicación privados y con intereses, para declarar y dar su respectiva versión. Mientras al país le interesa conocer la verdad, un periodista pregunta sobre el tamaño de la cámara y si no se dieron cuenta si los estaban grabando. En medio de estas preguntas de la “prensa basura”, el congresista Kenji Fujimori ha culpado directamente a su hermana Keiko Fujimori de realizar estar prácticas “montesinistas”; olvidando que, los llamados “vladivídeos” son en realidad “fujivladivídeos”. Lo que se hereda no se hurta.

Y el congresista Bienvenido Ramírez declara que “sólo estaba fanfarroneando”. Que lo dicho no es cierto. Vale decir, ¿estaba actuando? O sea, ¿él y Kenji sabían que los estaban grabando? Mejor dicho, empantanar el pedido de vacancia y que el jueves nadie vote porque mejor es esperar que el presidente renuncie. Y mientras tanto, “la plata llega fresquita”.

No cabe duda que poco a poco de va desvelando los niveles de corrupción que existen en el país. El Poder Ejecutivo es corrupto. El Poder Legislativo es corrupto. El Poder Judicial es corrupto. Los empresarios son corruptos. Los alcaldes son corruptos. El país está podrido. Es un muerto moral que camina producto de haber aspirado alguna sustancia que le devuelve las energías.

Es necesario que se realicen nuevas elecciones generales. Que los actuales gobernantes no puedan participar. Que los actuales congresistas no puedan participar. Que los partidos políticos que están en el congreso no puedan participar. Que la actual ley electoral y ley de partidos políticos (que es un mamarracho) sea derogada. La ciudadanía ya está harta de tanta corrupción. La ciudadanía desea un cambio radical en el país. Se trata de la ciudadanía, no de los “pobladores” como lo presentan los narradores de noticias de la televisión basura.

Es el momento de limpiar el país. Los corruptos ya no deben tener lugar en los hechos del Perú. Ya nadie le cree a Mercedes Araoz. Ya nadie le cree a Bruno Giuffra. Nadie les cree.

Pareciera que no sólo es Odebrecht. Pareciera que quienes desean que la corrupción se mantenga son los grandes carteles de la droga. Luchar contra la corrupción es cerrarle el paso al Narco-Estado. No queremos una Narco-Burguesía en el poder.

 

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú