Leoncio Roberto Acurio Canal.

Bernardo Dolmos Vengoa.

Las utilidades mineras en el primer trimestre obtuvieron utilidades por más de 505 millones de dólares, la banca múltiple obtuvo utilidades por encima de 1640 millones de dólares al 30 de abril del presente año, a finales del mismo mes, las AFP se obtuvieron 177.3 millones de soles. Mostrada así las cifras pareciera que el modelo impuesto los 90 en el Perú pareciera funcionar de allí que los vocera de la CONFIEP, manifieste su desesperación ante los conflictos sociales en el pais a propósito de la explotación minera.

En este escenario maravilloso para el sector monopólico y oligopólico amparado por la constitución política del Estado, había que sumar el resto de los sectores dedicados al comercio y los servicios, excluyendo desde luego los micro y pequeño negocios, y a los sectores reales de la economía, como la agricultura, la ganadería, industria, pesca y, la propia minería que al segundo trimestre del año arrojaron resultados negativos a nivel del PBI.

La economía se ha convertido en mercado de realización de la producción fabril extranjera, los dólares que ingresan por impuestos y regalías, al que se suma, los dólares necesarios para financiar los costos operativos de las empresas mineras, se van de manera rápida a través del consumo de productos importados, productos que califican el nivel de bienestar social generado por el modelo. Este carácter es el que determino la presencia de más 2 millones de empresas informales y los 12 millones de trabajadores informales, a los que habría que sumar los 1.3 millones de jóvenes carentes de todo futuro.

El modelo, utiliza al Estado para poder recrearse y poder impactar en los mercados a través de la inversión pública, para ello es vital el impuesto y las regalías mineras, los que permitieron ver crece el presupuesto fiscal de los 30 mil millones de soles de los 2000 a los 170 mil millones de soles el 2019. Sin embargo, los gestores de política económica no contaban con el enfrentamiento comercial entre China y EE.UU., conflicto que rompió con el paradigma neoliberal.

La carencia de dólares que alimente el nivel de bienestar de la población, explicado líneas arriba, como viene sucediendo por el conflicto mencionado, le ha obligado al Estado a incurrir en un permanente endeudamiento externo, de setiembre del 2018 a marzo del 2019, la deuda pública externa se incrementó en 5,700 millones de dólares, el que le permitió cumplir con sus necesidades presupuestales y de paso, mantener el tipo de cambio que amenazo llegar a los 3.5 soles por dólar.

La fragilidad de la expansión económica experimentado del 2002 al 2012 quedo en evidencia al dejar de mostrar las expresiones estadísticas mostradas en el comportamiento del PBI, cifras que se ubicaban por encima del 7%, que ante la desesperación de los defensores del modelo, se redujo a cifras por debajo del 5% a partir del 2013, periodo al que se le señalo como el de la desaceleración económica,  periodo que parece haber culminado para entrar oficialmente en el periodo de recesión, afirmado por las cifras en rojo de los sectores reales de la economía al final de segundo trimestre del presente año.

La expresión de las cifras estadísticas, son reflejo de lo que pasa en la relación de los hombres para producir, su inequidad y los privilegios al distribuir la renta, genera conflictos y expresiones de cambio, los que se agudizan cuando el derecho y la justicia, también tienen miradas que privilegian a los dueños de los medios de producción, sean estos nacionales o extranjeros. La criminalización de la protesta, respeto al marco jurídico en la concesión de la explotación minera, la forma singular de juzgar a los gobernantes involucrados en actos de corrupción es una muestra el como el modelo construyo un marco jurídico que los proteja y sancione a quienes expresen se rebelen a través de paros o marchas, tal como  viene sucediendo en Arequipa, con la explotación minera de Tía María y otras concesiones mineras a lo largo del pais.

De allí la necesidad de una nueva constitución, donde las mayorías a través de sus voces encuentren expresión jurídica de protección en la defensa de sus fuentes de vida y la construcción de una economía que genere inclusión social y no, sirva y proteja la ganancia o la utilidad de un grupo minúsculo que apenas llega a la docena y ahora, en defensa de sus interese salió hacer política utilizando su sindicato, LA CONFIEP.