#JuntosPorElPerú: Entre diálogos, negociaciones y consensos

Por: Luis Oliva Antezana

Juntos por el Perú (JP) ha logrado convertirse, de a pocos en un polo de atracción de las diferentes fuerzas progresistas y de izquierda. Además de grupos organizados de peruanos (as) que no militan en partido alguno, pero ven la necesidad de articular fuerzas para enfrentar a las mafias locales, la corrupción. Existentes en los municipios. Las candidaturas, muchas de ellas, son financiadas por la corrupción y el narcotráfico, entre otros males que aquejan a nuestro distrito, provincia o región.

Es por eso que, en todo el país viene realizándose diálogos, negociaciones y consensos para ensamblar listas unitarias y amplias. De nuestra parte, lo más importante debe de ser convertirnos en garantes de la unidad, generadores de confianza, quiénes inyecten un espíritu de trabajo de equipo y evitar a toda costa que los hegemonismos inhiban las perspectivas de una buena campaña.

Es importante que valoremos nuestras propias fuerzas de forma realista y objetiva. La capacidad y calidad de nuestros potenciales candidatos en cada nivel. También, no olvidar en ningún momento, que quienes asuman las principales candidaturas lo realicen pensando como bloque, como frente. Es clave armar equipos de campaña electoral y también, equipos técnicos de gestión. Todo en unidad. Priorizando los consensos.

Debemos elevar el ánimo de los compañeros de otras fuerzas, que aún siendo pequeñas, sabemos de su valía y capacidades. Nadie debe ser excluido. Nadie debe ser marginado. Ninguna fuerza debe ser desdeñada. Siempre ver el lado positivo de todos y todas quienes de buena fe apuestan por este bloque de las izquierdas. Todos tienen algo que aportar, enseñar y aprender. Nosotros no somos la excepción.

No olvidemos nunca, que esta es una etapa de diálogo, negociación y consenso. Y se trabajará para poder engranarnos todos, para convertirnos en una maquinaria política de respeto. Y así hacernos de la victoria. Si no hay consensos, debemos evitar por todos los medios y formas, ser quienes polaricen, dividan y terminen aislados. Jamás atizar contradicción alguna. De no haber consenso ir a elecciones primarias y seguir intentando buscar la unidad hasta el final.

Todo depende de nosotros mismos, de nuestra habilidad, de nuestra experiencia. Tener claro el objetivo político de nuestro último Congreso Nacional en el área de Frente Único: “construir ese bloque de cambio y transformación”. Objetivo que es mucho más importante que cualquier candidatura nuestra.