Juntos por la Ruta de la Seda

Jia Guide. Embajador de China en el Perú (El Comercio 19/04/2019)

“Esta iniciativa se ha convertido en una importante base para apoyar el sistema multilateral de comercio y fomentar la globalización económica orientada a una dirección más abierta”.

Del 25 al 27 de este mes se celebrará la segunda cumbre de la iniciativa La Franja y la Ruta para la cooperación internacional en Beijing, a la que asistirán los líderes de aproximadamente 40 naciones y los representantes de cientos de países. El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Édgar Vásquez, participará como representante del Gobierno Peruano.

Desde que el presidente Xi Jinping propuso la iniciativa, en el 2013, tras casi 6 años de constantes esfuerzos y del gran apoyo de la comunidad internacional, hasta hoy 124 países y 29 organizaciones internacionales han firmado acuerdos de cooperación de La Franja y la Ruta con China. Esta iniciativa se ha convertido en una importante base para apoyar el sistema multilateral de comercio y fomentar la globalización económica orientada a una dirección más abierta, flexible, inclusiva, equilibrada y ventajosa; para lograr construir un destino común para la humanidad, así como nuevas relaciones internacionales.

Actualmente, La Franja y la Ruta ya terminó de establecer una base sólida y ahora busca impulsar sus frutos. La segunda cumbre internacional será un gran evento que llamará la atención de todo el mundo. Consideramos que aclarará los puntos más importantes de la cooperación en el futuro de dicha iniciativa. Esperamos que todas las partes refuercen sus mecanismos de coordinación y construyan conjuntamente una estructura con múltiples niveles para respaldar la cooperación de alta calidad de la iniciativa.

La expansión de la iniciativa a Latinoamérica ha generado buenos resultados para la cooperación pragmática entre China y Perú. China se ha convertido en el socio comercial más grande del Perú durante cinco años consecutivos. En el 2018, el volumen de comercio entre China y el Perú sobrepasó los US$23,2 mil millones, lo que indica un aumento del 14% en comparación con el mismo período del año anterior. Un récord histórico.

A comienzos de este mes, la primera ronda de negociaciones para optimizar el tratado de libre comercio (TLC) entre China y el Perú se realizó con éxito y las perspectivas del crecimiento comercial entre ambos países son prometedoras. Más de 170 compañías chinas han invertido más de US$20 mil millones en el Perú. Reconocidas empresas como Shougang, CNPC, Huawei, entre otras, operan sin problemas en el Perú y hacen una significativa contribución al desarrollo de la economía y la calidad de vida de los peruanos. Además, una nueva tendencia de inversión de China enfocada en la construcción de infraestructura está surgiendo. Este año se celebra el aniversario 170 de la llegada de los migrantes chinos al Perú, y los lazos de aprendizaje mutuo sobre las civilizaciones y de profunda integración cultural son más estrechos entre ambos países.

Mientras tanto, lo que es ajeno a esta buena tendencia es la visita de un alto funcionario estadounidense al Perú en los últimos días, durante la que hizo cuanto pudo por reprender y difamar las relaciones chino-peruanas y chino-latinoamericanas, como si solo cooperando con EE.UU. los países latinoamericanos pudieran mantenerse en la vía luminosa y evitar caer en trampas o caminos equivocados. Afortunadamente, el pueblo del Perú y el de América Latina tienen una vista tan perspicaz como la del cóndor andino y un cerebro sumamente inteligente, y saben quién está impulsando la cooperación y quién está poniendo trabas. Saben distinguir el trato en pie de igualdad de la actitud presuntuosa, distinguir el beneficio mutuo, el ganar-ganar del comportamiento de encierro.

La cooperación chino-peruana y la chino-latinoamericana, que generan beneficios para ambos, se basan en la demanda interna de las dos partes, y ha logrado notables éxitos. Las relaciones chino-latinoamericanas y chino-peruanas tienen amplias perspectivas y un mejor futuro.

China considera que, con el trabajo conjunto de todas las partes, la segunda cumbre logrará resultados positivos y creará un vasto espacio para la cooperación internacional. Estamos convencidos de que la cooperación pragmática entre China y el Perú generará mejores oportunidades de desarrollo, formará una ruta de la seda marítima que conectará estrechamente a China con Latinoamérica y marcará un nuevo comienzo para las relaciones entre ambos países.