Por: Olmedo Auris Melgar

El camarada Luis Mendoza Huallanca, quien utilizó diversos seudónimos entre ellos Samuel, Salaverry, Zavala, entre otros, pertenece a la legión de militantes comunistas jóvenes que abandonaron los estudios en la década de los setenta   para   contribuir con sus esfuerzos, sabiduría y entrega total para construir Partido en las masas  proletarias y de los sectores populares del centro del país.

El camarada Zavala tuvo una activa participación política partidaria conjuntamente con nuestro camarada  Presidente Alberto Moreno y otros camaradas  en la región centro del país: La Oroya, Cerro de Pasco y otras provincias, donde se construyó Partido con el concurso de los militantes de las bases de la Federación Minera, maestras, campesinas y estudiantes.

Fue protagonista  de una de las más bellas tradiciones del Partido,   aquella  disposición para luchar y que se sintetizan en ¡Servir al pueblo de todo corazón! ¡Todo con las masas, nada sin ellas! consignas que afirman una tradición profundamente revolucionaria que dado su significado e importancia sigue siendo vigente.

Otra de las virtudes del camarada Luis Mendoza fue su constancia, puntualidad y su entrega total a la causa revolucionaria del Partido, su permanente dedicación   en la formación política y partidaria de las y los trabajadores, su lucha sin cuartel contra el reformismo y sus representantes ideológicos y políticos, jugando un   rol  importante en la constitución del Comité de Coordinación y Unificación Sindical Clasista-CCUSC, así como en la organización y constitución de la Asamblea Popular.

Posteriormente se desempeñó como responsable de la Comisión Nacional Obrero y Sindical del Partido, dedicándose a la formación política partidaria y del sindicalismo clasista a las y los trabajadores de la Federación Textil,FENUTSSA, Municipales, CITE, Sector Administrativo de Educación -FENSUTACE- Trabajadores de las Universidades- FENTUP; orientando y contribuyendo en el surgimiento de nuevos dirigentes sindicales para enfrentar, desenmascarar y frenar la ofensiva del perverso sistema capitalista neoliberal que pretende someter y liquidar al movimiento sindical clasista.