Ha fallecido el cabecilla del movimiento político más despiadado de nuestra historia, que asumió el terrorismo como arma de una supuesta revolución; enlodó el pensamiento socialista, el nombre y símbolos del Partido Comunista; que usó el terror y el miedo para someter a las masas populares, llevando a cabo crímenes y genocidios contra humildes campesinos, dirigentes sindicales y populares, militantes de los partidos de izquierda.

Nuestro Partido estuvo desde sus inicios en primera fila de combate, desde posiciones marxista-leninistas y mariateguistas, enfrentando al senderismo desde las bases y en todos los terrenos pagando con sangre de nuestros militantes y ganándonos el odio perpetuo de esta secta. Hemos sostenido siempre que el “pensamiento Gonzalo” no tiene nada de marxismo, ni se sustenta en el pensamiento de Mao, ni del Amauta Mariátegui; no es más que una impostura de una personalidad retorcida que llegó a considerarse la cuarta espada de la revolución mundial.

Hoy como ayer, seguimos combatiendo al senderismo supérstite que camaleónicamente actúa a través de organismos de fachada, se infiltra en las organizaciones políticas y sociales para dividirlas y conseguir sus fines. Con la muerte del cabecilla no desaparece Sendero; seguirá actuando de manera ladina y pragmática, colocando a Patria Roja como su enemigo principal.

Ahora se debate sobre el destino de sus restos, lo cual es un asunto de orden secundario. Lo principal es derrotarlo ideológica y políticamente, desterrarlo de las organizaciones populares.

Rechazamos que el senderismo sea utilizado por la derecha ahora, como se hizo antes, como pretexto para llevar a cabo su ofensiva anticomunista y confusionista, pretendiendo identificarnos con prácticas terroristas que siempre hemos rechazado y combatido.

Lima, 13 de setiembre de 2021

Buró Político del Comité Central