Pronunciamiento

Una vez más se ciega la vida de un comunista impulsor fundamental de las Rondas Campesinas en Cajamarca y en el resto del País. Ha dejado de existir el “gringo” Agustín Sánchez Cieza, nacido en Chota, Cajamarca, luego de una prolongada enfermedad que lo aquejó durante años.

No fue de los fundadores de las Rondas Campesinas que surgió en el caserío de Cuyumalca, pero sí uno de sus impulsores más enérgicos, entusiastas y más convencidos de sus potencialidades democráticas y justicieras, un organizador a tiempo completo y disciplinado, que contó siempre con el respaldo de su esposa y la comprensión de sus hijas.

Es  grande el dolor y el vacío que deja en sus familiares, también en el Partido al cual aportó su fe y entusiasmo. En especial en el pueblo rondero de quien fue uno de sus más insignes representantes.

Nuestras condolencias más sentidas a su esposa Olga Díaz, mujer extraordinaria por el respaldo que le prestó y por sus valores como trabajadora y madre. A sus hijas que cuidaron al padre con abnegación.

Las condiciones que nos impone la pandemia hacen difícil acompañarlo en los momentos finales de su paso por la tierra. Queda, sin embargo, su ejemplo de luchador que supo crecer como líder ejemplar del movimiento campesino rondero, defender su unidad frente al divisionismo estéril que no falta, y como militante del Partido y miembro de su Comité Central.

Una prolongada enfermedad le impidió en sus años finales desplegar su iniciativa, empuje y orientación en los sectores del pueblo a los cuales dedicó lo mejor de su capacidad de dirigente y entrega.  Allí donde había un problema, dificultad o necesidad de abrir nuevas brechas, allí estaba siempre el “Gringo” aportando su experiencia y entusiasmo.

Allí donde había necesidad de organizar el Partido, ganar un nuevo militante, forjar nuevos dirigentes, Agustín se encontraba en la primera fila aportando lo mejor de su entusiasmo. Y quienes anduvimos por tierras chotanas en tareas del Partido encontrábamos en su casa el calor de la familia, la solidaridad y la fraternidad ejemplares.

Físicamente nos deja; nos queda su ejemplo, la demostración de que sí es posible forjar comunistas de elevados ideales, de sentimientos nobles, de lealtad entre su pensamiento y acción, compromiso con una causa que se asume como una bandera de vida.

16 de junio de 2020

                         

BURÓ POLITICO DEL COMITÉ CENTRAL