Por: Olmedo Auris Melgar

Fue en enero del presente año que llegaron las primeras noticias de la aparición de un nuevo virus en una provincia de China llamada Wuhan, al que denominaron  coronavirus, causante de la enfermedad covid-19 que se expande muy rápidamente recibiendo la denominación de pandemia, causando miles de muertes y ocasionando crisis sanitaria, económica y social en el mundo entero.

Además, se sabe que previo a la aparición de esta pandemia en China, habría estado en Wuhan un fuerte contingente de militares de EEUU participando en juegos de corporaciones castrenses. Por otra parte, hay un sector de opinión que considera que este coronavirus es parte de una guerra bacteriológica promovida por la decadente potencia yanqui para frenar el avance de China como primera potencia mundial.

A más de 4 meses de aparición de este terrible virus que ha causado 3.5 millones de contagiados y 260 mil fallecidos en el mundo aún no hay una vacuna, sin  embargo la Unión Europea con la participación de todos los países a excepción de EEUU y China han anunciado el pasado lunes que se ha recolectado más de 8 mil millones de dólares para lograr una vacuna accesible para aplicar en el menor tiempo posible al mayor número de personas.

Expresamos nuestra solidaridad de clase a todas las organizaciones e instituciones que constituyen la Asamblea Nacional de los Pueblos que sufren en carne propia las funestas consecuencias que ha traído consigo esta terrible pandemia que en nuestro país a la fecha ha terminado con la vida de 1,714 compatriotas

Condenamos la inhumana política antilaboral del gobierno del presidente Vizcarra que lejos de cautelar y defender los derechos adquiridos de las trabajadoras y trabajadores ha violado  el legítimo derecho humano al trabajo al ordenar la aberrante e irónica suspensión perfecta de labores (SPL).  

Esta pandemia ha dejado al descubierto las extremas precariedades del Estado peruano

en materia de salud pública tan notorio en las comunidades indígenas andinas, amazónicas y campesinos en general, quienes se encuentran abandonados y presa fácil de diversas enfermedades, como el dengue, la malaria y enfermedades derivadas de la contaminación del agua por actividades petroleras, al que hoy se suma la terrible pandemia del coronavirus y al que se enfrentan desarmados, sin hospitales, postas médicas, personal médico, servicios básicos y sin dinero, es decir completamente abandonados por el gobierno peruano.

Por todos estos nefastos atropellos a las grandes mayorías del pueblo peruano, exigimos se otorgue de manera prioritaria el  BONO UNIVERSAL de mil (1,000) soles a todas las trabajadoras y trabajadores, a los hermanos campesinos, indígenas andinos y amazónicos, a los pobladores de asentamientos humanos y pueblos jóvenes, a los integrantes de la comunidad LGTBI, a los jóvenes y estudiantes, cesantes y jubilados, en particular y de manera prioritaria a los desplazados y caminantes, en general al pueblo peruano que sufre las consecuencias de la crisis sanitaria y económica ocasionada por el flagelo del coronavirus.

Para enfrentar esta pandemia del coronavirus el mercado es un ente inútil, no sirve para nada, más útil y eficaz es el Estado. Pero cuidado, no cualquier Estado, sino un Estado democrático, dirigente, eficiente y ético.

Entonces lo primero que se requiere para enfrentar con éxito esta pandemia y cualquier otra catástrofe, es organización. El Estado es el máximo nivel de organización de una sociedad, y no un mero aparato burocrático al servicio del gran capital y a minorías sociales privilegiadas y mucho menos un ente estatal corrupto.

El Estado que necesitamos tiene que ser democrático, dirigente, eficiente, representativo y no corrupto, al servicio de los intereses del pueblo. Este Estado  democrático, dirigente, eficiente, ético debe ser la fiel expresión de una Nueva República con regeneración moral en perspectiva al Bicentenario Nacional, decidido a romper su condición neocolonial y neoliberal y trabajar por conquistar Gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo; siendo una de sus principales tareas dotar al Perú de un eficiente Sistema de Salud Pública de alto nivel científico y humano; porque elsistema de salud en nuestro país ha colapsado estrepitosamente habiendo llegado a niveles dedesastre sanitario en varias regiones y en algunos hospitales de Lima. Por estas razones planteamos las siguientes propuestas para dotar a nuestro país de un eficiente sistema de salud pública que verdaderamente sirva a nuestro pueblo peruano.

PROPUESTA PARA UN EFICIENTE SISTEMA DE SALUD PÚBLICA

1.-Acceso universal a la salud en forma gratuita, oportuna y de calidad,  priorizando poblaciones vulnerables y zonas de concentración de pobreza y pobreza extrema.

2.-Garantizar recursos necesarios para un adecuado servicio de salud de calidad otorgando un incremento      anual significativo para el servicio de salud de calidad hasta que este alcance un monto global   anual no menor del 8% del PBI.

3.-Ampliar y descentralizar los servicios de salud de calidad, especialmente en las áreas más pobres y zonas rurales, alto andinas y amazónicas, priorizando a las madres, niños, adultos mayores y discapacitados.

4.-Promover el acceso gratuito y masivo de los pobladores de asentamientos humanos, campesinos e indígenas andinos y amazónicos a los servicios públicos de salud de calidad.

5.-Desarrollar capacitación intensa, oportuna y adecuada de los servidores públicos responsables en las acciones de salud para asegurar calidad y calidez en la atención a la población.

6.-Propiciar la autonomía del Seguro Social.

7.-Proveer la investigación biomédica y operativa.

8.-Propiciar la investigación y el uso de la medicina natural y tradicional.

9.-Trato digno y humano a los trabajadores y profesionales del sector salud. Respeto a las organizaciones  de profesionales y trabajadores.

10.-Desarrollar políticas de salud ocupacionales, ampliándolas  a la seguridad social.

Finalmente, y a manera de garantía, se debe fomentar la cultura de participación ciudadana en la Gestión  y evaluación anual del sistema de salud pública.

Lima, 9 de Mayo de 2020

Integrante del Comité  Promotor de la Asamblea Nacional  de los Pueblos.