Por: Nilver López Ames

Motivado por la crisis del COVID-19 en el marco de la emergencia sanitaria y el control y prevención del COVID – 19, el Ministerio de Educación mediante la R.M N° 160-2020-MINEDU ha planteado la estrategia “Aprendo en Casa” a partir del 6 de abril hasta el 31 abril,  desde el  4 de mayo se reanudarán la prestación presencial del servicio educativo en las instituciones educativas públicas del país, dando flexibilidad para las privadas que pueden iniciar antes del 4 de mayo. Así mismo se ha aprobado mediante la R.V.M N° 088-2020-MINEDU la norma técnica denominada disposiciones para el trabajo remoto de los profesores que asegure el servicio educativo no presencial de las instituciones y programas educativos públicos.

A nuestro juicio son programas específicos de la educación, la educación virtual a través del internet y la educación a distancia mediante la radio y la televisión, decimos programas específicos por cuanto que cada uno tiene particularidades para abordar el proceso enseñanza – aprendizaje, siendo importantes no tienen la categoría de una educación presencial, son complementarios a la educación presencial donde los procesos pedagógicos y didácticos juegan un papel fundamental en la relación del binomio docente-estudiante y el logro de los aprendizajes significativos son superiores, la pregunta para a reflexión, ¿Es significativo los aprendizajes en la educación virtual y a distancia?. Tanto la programación radial, televisiva y las plataformas virtuales son experiencias y maneras distintas de la enseñanza – aprendizaje y el aprendizaje significativo está condicionado a los contenidos y los conductores de estos programas así como a la predisposición de los estudiantes por aprender, en un contexto de pandemia, de aislamiento social, desde luego, se hace evidente su complejidad.

 La educación a distancia por los medios de comunicación ya tienen antecedentes en décadas anteriores, sin embargo fueron abandonadas por el Ministerio de Educación por cuanto el contexto neoliberal ha significado el avasallamiento de los medios de comunicación privada hacia los medios del Estado como es Radio Nacional y Tv Perú canal 7, la falta de liderazgo del Minedu en el campo educativo, cultural, científico y tecnológico es inobjetable. La educación en los marcos de una economía primario exportadora pasa a un segundo orden el cultivo de la ciencia, la producción de conocimientos, la investigación y la necesidad de crear nuestra propia tecnología.

No es casual que esta propuesta de emergencia estos programas de educación a distancia y el trabajo remoto no están contemplados en la Ley General de Educación la 28044, la Ley del Reforma Magisterial ni el nuevo Currículo Nacional de Educación Básica, salvo la competencia 28 referido al estudiante: se desenvuelve en los entornos virtuales.

¿Qué aspectos críticos se constatan en el programa “Aprendo en Casa”?

Contextualizando: Se pone de manifiesto las enormes diferencias sociales en la educación peruana, una de sus expresiones se refleja en la contradicción ente la educación pública y la educación privada, estas diferencias el neoliberalismo ha profundizado con sus políticas económicas y educativas de corte privatista. En la educación privada del sector medio y alto vienen trabajando con plataformas virtuales en diferentes áreas, de modo que los docentes tienen preparación en este aspecto, los estudiantes están familiarizados con el uso de plataformas y programas virtuales, así como el acompañamiento de sus padres de familia, mientras que en las instituciones públicas se encuentran en la fase inicial o de pre inicio. Las aulas de innovación no están debidamente equipadas con computadoras personales(laptop) modernas, existe abandono por parte de las autoridades del Sector Educación, existen aún computadoras convencionales que dejan mucho que desear, la conectividad del internet muy deficiente, cuando ingresan al aula de innovación pedagógica 30 alumnos no cubre ni a la tercera parte porque se va la señal, la falta de dispositivos tecnológicos como una computadora personalizada (laptop) para el docente es de suma urgencia, así como la actualización docente en el uso de las TICs, plataformas y entornos virtuales. Además debido a la golpeada economía de los maestros, no todos tienen acceso al internet en las ciudades y con mayor razón en las zonas rurales donde no llega esta conectividad. Asimismo la gran mayoría de los estudiantes no cuentan con la conectividad del internet en sus domicilios por ello son excluidos de la educación virtual en tiempos de coronavirus. Esta es la cruda realidad y lo que no se ha implementado en décadas no se puede resolver en un mes. Caen al saco roto el enfoque transversal de derechos. Cobra vigencia lo que sostiene el Amauta José Carlos Mariátegui: La educación sólo puede ser comprendida como un problema económico-social y político. Se espera que a partir de esta constatación de la realidad educativa sea una prioridad la educación para el Estado peruano.

El caos y la improvisación en la implementación de las sesiones de aprendizaje en los medios de comunicación de la radio y la televisión a pesar de haberle denominado “estrategia”.  Se constata la ausencia de los estrategas, expertos, funcionarios o especialistas en la educción que implementan las políticas del Banco Mundial en el terreno de la educción muy activos en tiempos normales, prestos a detectar cualquier error del docente de aula o área, con remuneraciones que duplican o triplican al docente de a pie. De modo que no hay un rostro visible de educador, monitor o acompañante que realice una sesión de aprendizaje de calidad con los parámetros establecidos por ellos mismos, desde el gabinete ministerial, de los procesos pedagógicos y didácticos del nuevo Currículo Nacional de Educación Básica, con las rúbricas que exigen al docente de aula o de área con rigurosidad. Recurrir a otros profesionales, no tomar en cuenta el contexto nacional, regional o local, el interés de los estudiantes, la reducción de la hora pedagógica a 30 minutos, la interrupción reiterada con avisos publicitarios, echar por la borda la secuencia de una sesión de aprendizaje, entre otros, son algunas muestras evidentes de la incoherencia entre lo que se dice y se hace. La exclusión de muchas áreas en la educación a distancia es otro elemento a tener en cuenta. Si evaluamos con sus propios instrumentos el accionar del Minedu la resultante es deficitaria. Sin lugar a dudas la metacognición del estudiante después de cada sesión de aprendizaje en la radio y la televisión con la interrogante ¿qué aprendí hoy? será poco o nada.

La alfabetización digital es un reto para todos. La plataforma virtual de Perueduca del Minedu tiene que cumplir la actualización acelerada y masiva en los docentes para el manejo de herramientas y entornos virtuales, así como la autoformación exploratoria.

Tener en cuenta la situación emocional y no generar mayor estrés en los estudiantes, docentes y padres de familia. La dosificación de contenidos es fundamental. Seamos conscientes que el confinamiento genera estrés y las condiciones materiales de cada uno de los hogares, así como la organicidad de cada familia en una situación de pobreza y extrema pobreza influyen en el aspecto emocional del estudiante.

El trabajo remoto y teletrabajo cobra vigencia en tiempos de coronavirus. Los maestros vienen asumiendo este reto, con las dificultades y limitaciones del caso, como toda crisis tiene las dimensiones de la dificultad y la oportunidad, es un escenario favorable para el aprendizaje de trabajar en casa conectados a las TIC y los entornos virtuales. Los integrantes de la familia y los docentes que tienen mayor dominio en el uso de las TIC tienen el deber de socializar sus conocimientos.

 Las dificultades de comunicación entre docentes y padres de familia. Los padres de familia no siempre han tenido compromiso con la educación de sus hijos en la educación presencial, en la educación virtual y a distancia aflora esta realidad como lo demuestran las fichas de seguimiento a los estudiantes de las sesiones de aprendizaje. La presión de las autoridades del Minedu y sus dependencias al docente sobre el seguimiento de las sesiones tiene que tener la flexibilidad del caso. El formalismo por cumplir o justificar un trabajo en una situación de pandemia y distanciamiento social no es buena consejera. Otra lección de la pandemia en los padres de familia es valorar al maestro en la compleja tarea de guiar, formar, educar a los menores, por cuanto hoy asumen el papel de padre y maestro en sus hogares.