Conmemorando los 92 años de nacimiento del gran revolucionario argentino-cubano Ernesto Che Guevara, nacido el 14  de junio de 1928 en la ciudad de Córdoba, y asesinado en La Higuera – Bolivia, en 1967. Lo recordamos particularmente por su internacionalismo solidario, por su inmenso ejemplo para juventud rebelde y por su clara visión ético-política en la forja del socialismo y del hombre nuevo.

Semanas antes de caer abatido por orden de la CIA y los cipayos altos mandos del ejército boliviano, reflexionó con su grupo de guerrilleros, tomando una decisión iluminada y a la vez trágica:

“Este es uno de esos momentos en los que deben tomarse grandes decisiones, este tipo de lucha nos da la ocasión de transformarnos en revolucionarios, el más alto escalón al que puede llegar el hombre, pero también de hacernos hombres en el sentido más completo de la palabra: los que no lleguen a alcanzar ninguno de estos niveles deben decirlo y dejar la lucha”

Esa es una de las muchas enseñanzas que nos deja e intentamos seguir en cada uno de los actos cotidianos, en cada lucha, sea en las épocas de crisis o de aparente estabilidad del combate de clases. Sigamos su ejemplo camaradas.