Julio A. Mendoza García

PRINCIPIOS IRRENUNCIABLES DEL SUTEP [2]

Que el sello de clase no se debe imponer en el sindicato, no significa que los maestros clasistas (sector magisterial que es más amplio que el de los comunistas) renunciemos a un sindicalismo de clase.

El que enseñó Mariátegui.

Pero el sindicalismo clasista como doctrina sindical completa no puede imponerse autoritariamente, ni siquiera por Estatuto (del sindicato).

Este último, respecto al sindicalismo clasista, debe contener, explícitamente, sólo dos artículos irrenunciables:

Primero: el reconocimiento de la existencia del sindicalismo clasista a través del lema “Por la unidad sindical clasista” (siempre clasista pero siempre llamando a la unidad).

Segundo: un principio organizativo que contemple la decisión democrática de las bases como expresión también del frente único, como fundamento y; la centralización de la conducción en casos excepcionales, cuando es necesaria, como en la conducción de una huelga.

La combinación dialéctica de ambos, de la democracia y la centralización de la conducción, es lo que constituye el principio organizativo del CENTRALISMO DEMOCRÁTICO para el sindicato que obviamente es distinto al centralismo democrático de un Partido. En el sindicalismo prevalece el carácter federativo, en el Partido se exige unidad ideológica, política y orgánica y el mando es más centralizado.

La esencia del sindicalismo radica en el reconocimiento y la práctica concreta del PRINCIPIO CLASISTA que enseñara José Carlos Mariátegui. Y como él lo dijera claramente, el PRINCIPIO CLASISTA es “el PRINCIPIO DE LA LUCHA DE CLASES y de unidad proletaria” [3]

Unidos y en interacción, complementándose, el principio (clasista) de la lucha de clases y la unidad clasista (proletaria). No puede practicarse una sin la otra.

Estas reafirmaciones del sindicalismo clasista es lo que diferencia la posición del SUTEP frente a las creaciones esperpénticas de Sendero Luminoso, como el CONARE y su ahora el sucedáneo FENATEPERÚ.

200617 M

———————————————

[1]  Este artículo ha sido actualizado hasta el 200615 L. Para una comprensión cabal, publico nuevamente este artículo de fines de 2017. NOTA DE JAMG.

[2]  Esta la primera entrega (tip o separata) del artículo “EL SUTEP Y EL SINDICALISMO CLASISTA” de JAMG.

[3]  Mariátegui, J. C. Publicado em “Amauta”, Nº 24, junio de 1929, págs. 89 y 90, em la sección “Movimiento Sindical” de “Panorama Móvil”. NOTA (de JAMG) de los editores del libro “Ideología y Política” del mismo autor. Lima: Empresa Editora Amauta. Décimasexta Edición, pág. 129.