Camaradas, amigas, amigos:

Nos reunimos con ocasión del día internacional de la mujer, fecha memorable originada por iniciativa de la gran revolucionaria Clara Zetkin.

En representación del Comité Central del Partido Comunista del Perú-Patria Roja les hago llegar a todas y cada una de las militantes del Partido fundado por Mariátegui, a la mujer trabajadora, a la mujer peruana en general, el saludo y reconocimiento merecido que les debemos como pilar fundamental de la humanidad.

Vivimos tiempos complejos, de grandes cambios en todos los órdenes. Un tiempo histórico de grandes oportunidades y posibilidades para situarnos en el lugar correcto que nos corresponde como actores conscientes, organizados, activos, del proceso transformador que necesitamos transitar junto al pueblo peruano.

Mariátegui nos mostró el camino: mirar el país como una totalidad regida por la lucha de clases. Entender el capitalismo, su sed insaciable por la ganancia, la conversión de todos los aspectos de la sociedad y la vida misma, en mercancía; a entender su carácter explotador e históricamente transitorio y vislumbrar el socialismo como su superación inevitable, razón de ser de nuestra pertenencia comunista.

Dadas las condiciones de la lucha de clases hoy, donde la hegemonía neoliberal y la Constitución fujimorista de 1993 marcan el paso arrastrando al país de crisis en crisis, necesitamos construir una alternativa viable que saque al país de esta situación desastrosa, que la pandemia del coronavirus ha hecho aún más evidente. Esa alternativa es la política del Nuevo Curso, que se abre paso a pesar de la feroz contraofensiva de la derecha, y que debe convertirse, por acción de las fuerzas de vanguardia, en la alternativa de las mayorías populares.

Las y los comunistas debemos ubicarnos en el centro de esta batalla. Batalla no sólo política, también ideológica, teórica, cultural, social, ambiental, de género, étnica. Parte de esa lucha por la transformación de la sociedad son las elecciones del próximo mes de abril, donde debemos pugnar para que la candidatura presidencial de Verónica Mendoza pase a la segunda vuelta abriendo paso a una polarización entre la derecha y sus diversas expresiones, por un lado, y la izquierda, el movimiento popular y el progresismo, por el otro. Cambio o continuismo, ese es problema de hoy.

Estimadas y estimados camaradas y amigos:

Un componente fundamental de esta batalla, que trasciende la lid electoral, y que nos compromete a todas y todos los comunistas, es la lucha por igualdad real entre hombres y mujeres, contra toda forma de discriminación o victimización de la mujer, que debe comenzar con firmeza en las filas del Partido y en la relación entre sus integrantes.

Nada mejor para tomar consciencia de la importancia del problema, que recordar el mandato estatutario sobre el particular, que todo comunista está obligado a tomarlo en cuenta y practicarlo. Sus artículos 78 y 79 están consagrados al tema. Se afirma allí:

“El Partido concibe el problema de la mujer indesligable del principio de la lucha de clases, de la lucha contra el capitalismo y nuestra apuesta por el socialismo. La liberación femenina forma parte de la liberación del conjunto de clases explotadas y sometidas por el capitalismo, sistema que alimenta y reproduce patrones culturales patriarcales, machistas, sexistas y consumistas, en el que la mujer es colocada en condición de vulnerabilidad, sobreexplotación, convertida en objeto, víctima de discriminación y violencia…

El Partido participa activamente en la lucha por las reivindicaciones de la mujer, reconoce derechos iguales entre hombres y mujeres, combate dentro y fuera de sus filas toda manifestación de machismo, patriarcalismo y de violencia contra la mujer. Dará especial atención al trabajo político y de masas con las mujeres, su selección, preparación y promoción como dirigentes en los diversos niveles, creando condiciones para su desarrollo integral”.

La III Sesión Plenaria del Comité Central, partiendo de la premisa de que es indispensable tener claridad y comprensión de su importancia, singularidad y características; de contar con una plataforma y políticas que unifiquen el pensamiento y la acción de los comunistas, llama a preparar una Conferencia Nacional del Partido sobre el tema mujer.

Como parte de estos esfuerzos, que saludamos y valoramos, la Comisión de la Mujer del Comité Central del Partido ha entregado, para su discusión y aprobación en la instancia respectiva, un proyecto de reglamento para el tratamiento del problema de la mujer y de la violencia de genero dentro y fuera de sus filas.

Camaradas:

Estamos convencidos de que la presencia de la mujer en todas las esferas de la organización partidaria y en su relación de masas será cada vez mayor, activa, influyente. Nos alienta el hecho de que asuman responsabilidades crecientes en los organismos del Partido, que tengan presencia significativa en las candidaturas al Congreso Nacional, que se proyecten como líderes políticos, intelectuales y de masas en la sociedad.

El nuevo curso ni el socialismo serán viables sin la participación protagónica de la mujer y el liderazgo compartido de hombres y mujeres. Para ello debemos organizarnos y prepararnos con responsabilidad, continuando el ejemplo de amplitud de miras, grandeza moral y espíritu de lucha del Amauta José Carlos Mariátegui.

¡El socialismo es nuestra bandera!

¡Viva la mujer comunista! ¡Viva el Día Internacional de la Mujer!

Lima, 8 de marzo de 2021

Buró Político del Comité Central