Por: Rolando Reategui

La pandemia COVID-19 ha traído por los suelos al modelo del modelo neoliberal implementado en los cuatro últimos lustros. Uno de los sectores más abandonados ha sido sin duda el de salud, ya que han preferido el vil dinero – dejar en manos de los privados este importante sector- y obteniendo pingues ganancias los dueños de las grandes cadenas farmacéuticas. Veamos algunos datos.

  1. La inversión en sanidad nosotros figuramos entre los países que menos destinan a este sector ya que es el 3,25% del PBI, superado por Brasil 3.8% PBI, Bolivia 4.4 %PBI, Ecuador 4.2% PBI, ya ni comparar con los países europeos como España 8.0% del PBI, Francia y Alemania aproximadamente el 10% del PBI. Es decir, los países que han ahorrado dinero en los últimos años recortando los servicios de salud, ahora pagarán más como resultado de la epidemia. Por cada dólar que se invierte en vigilancia, se ahorra 10 dólares en servicios médicos.
  2. Lo indicado en el párrafo anterior se puede apreciar por ejemplo en el número de camas para UCI (Unidad de Cuidados Intensivos): Alemania 28,000; Italia 5,324; España 4,627; Chile aproximadamente 1,000; Colombia 750 y Perú 400. En Italia y España los servicios de UCI están colapsados. La Organización Mundial de la Salud recomienda 27 camas por cada 10, 000 habitantes. Ya ni hablar de los equipos de bioseguridad que necesita el personal de salud.
  3. Los efectos de la inversión en salud está a la vista los fallecidos: Alemania 36 (19/03/20); Italia 5,476 y España 2,182 estos dos últimos hasta el 23/03/20.
  4. Hasta el día de hoy la pandemia del COVIB-19 está presente en 71 países con aproximadamente 332, 000 casos y 14,000 muertos.
  5. Mientras que España realiza test entre 15, 000 a 20, 000 diarios, Chile 3, 500; nosotros no llegamos ni siquiera a los 500. Es decir, los datos que cada día reporta el presidente Vizcarra no son representativos estadísticamente. Hace unos días la ministra de economía ha anunciado que se ya destinaron presupuesto para comprar 1 millón 600 mil test. Así que no podemos alegrarnos todavía. En Corea del Sur las pruebas se obtienen en siete minutos porque lo hacen en cámaras presurizadas.

Como se puede apreciar la salud está en segundo plano. Hoy tenemos que levantar más que nunca que la salud tiene que estar en manos del estado y convertirse en su promotor orientado hacia el desarrollo sostenible y sustentable. Los organismos internaciones recomiendan que el presupuesto para salud no debería ser menos del 15% del PBI. Pero ello sólo será posible cuando tengamos una nueva constitución política que surja desde abajo y que sea la base jurídica del nuevo modelo de desarrollo.

Quedate en casa y lávate las manos cada 20 minutos. Cumple los protocolos de bioseguridad. Solidaridad y disciplina para detener la contaminación del COVID-19.