EL APRA ZAFA CUERPO Y QUIERE PASAR PIOLA

ERNESTO TOLEDO BRÜCKMANN

Los comunistas sabemos muy bien cómo actúa el APRA y en esta oportunidad tampoco nos equivocamos. Vizcarra planteó la Cuestión de Confianza  y puso al Congreso contra la espada y la pared. Días atrás no faltaron quienes pensaron que el aprismo se aliaría una vez más al fujimorismo y rechazaría las propuestas del Ejecutivo.

Pero el APRA honró su histórico oportunismo zafando cuerpo y pretendiendo “pasar piola” Se quedó sin piso tras el reclamo popular de avanzar con reformas constitucionales que, aunque no son significativas, le quitaría autoridad al fujimorismo.

El APRA quiere zafar cuerpo, quiere dar la imagen de marcar distancia del fujimorismo  pero no hace sino seguir el ritmo de su socio mayor. Ahora resulta que respaldará la Cuestión de Confianza y un eventual referéndum.

Se trata de un tema de conveniencia política y no de principios. Al partido de la estrella es fácil reubicarse y apoyar lo que antes rechazaba.

Días atrás Alan García rechazó el recurso constitucional presentado por el Ejecutivo sosteniendo vía Twitter: “Mejor es concertar que  confrontar. Se puede llegar a las mismas, o mejores conclusiones, sin paralizar al país. F Belaunde llamaba al diálogo con la oposición cuando era necesario”. Las redes sociales le respondieron con duros mensajes y señalaron que lo que busca es concertar con el fujimorismo y la corrupción.

No sería nada raro que ahora su posición sea distinta y que pretenda retomar la luna de miel entre Vizcarra y Keiko Fujimori, buscando niveles de consenso sobre estas reformas parciales.

Javier Velásquez Quesquén dijo hace unos días atrás: “Yo creo que el presidente está comenzando a ensayar una salida fuera del marco de la Constitución. Según, el artículo 206 de la Constitución es clarísima; los únicos que pueden aprobar una modificación de la Constitución es el Congreso”

Ahora su perorata es muy distinta y cambió de parecer sosteniendo que el Congreso ha sintonizado con la preocupación del presidente Vizcarra por la demora del Parlamento en aprobar la reforma política y la judicial. También señaló que su partido evaluó que el Congreso no puede estar de espaldas a la población ni tampoco mantener un cauce de confrontación con otro poder del Estado, como el Ejecutivo.

Para Mauricio Mulder, el presidente Vizcarra se “está dejando llevar” al plantear una cuestión de confianza y que no puede decir que “la calle manda y no las instituciones”.

Ayer mismo, el parlamentario aseguró que “Nuestra propuesta es avalar esa circunstancia que se ha creado en el sentido de que si no tenemos discrepancias profundas en el tema, no hay razón para eludir un voto de confianza”.

El Camaleón aprista (cambia de colores según la estación) se ponen nuevamente de manifiesto.  No le importa tirarse abajo a sus aliados, la cosa es “quedar bien” y eso es lo que pretenden, aunque sea el propio pueblo el que le dé la espalda.