Comisión Nacional de la Mujer PC del P – Patria Roja

Llegamos al segundo domingo de mayo, Día de la Madre, todas las campañas se iniciaron hace ya dos meses, las ventas, se estima que cada peruano gastará un promedio 348 soles, según Global Research Marketing (GRM).

Están comprendidos los que tienen los ingresos para solventar estos gastos, la clase trabajadora también gastará lo suyo seguramente, pero no tanto porque esto corresponde a la mitad de sus ingresos, pero llevados por las campañas igual lo harán, y la clase que nada tiene, los excluidos los que no importan al sistema, para ellos y ellas será un día más.

Qué es celebrarla, que es reconocerla?, “no dejar que la mamá haga nada ese día”, nos hemos puesto a pensar-cuanta economía generamos las mujeres, sólo si dejamos de trabajar en casa un solo día, tema para reflexionar y seguir levantando la bandera de remuneración del trabajo doméstico que realizamos las mujeres, se le conoce como la economía oculta, invisible, la economía del cuidado, que es el trabajo que se realiza que no es remunerado, no se contabiliza y, sobre todo, es realizado principalmente por mujeres del mundo, sin distinción de edad, raza o etnia.

Actividades realizadas en el hogar, como: hacer el desayuno, servirlo, las camas tendidas, la comida preparada, la casa limpia, la ropa planchada, los hijos con las tareas hechas, cocinar otra vez, después volver a limpiar y después, si es posible, dormir. Esto sucede con las amas de casa, es decir las mujeres dedicadas full time a las tareas domésticas y de cuidado; en todo el mundo.

Las mujeres garantizan tanto la reproducción biológica de la especie y la unidad familiar, como la reproducción social de los miembros de la misma.

En este Día de la Madre, debe ser para reflexionar teniendo en cuenta que desde la IV Conferencia sobre la Mujer en Beijing (1995) en sus conclusiones ya se planteaba el reconocimiento del trabajo del cuidado, nada hemos avanzado.

a. En la sociedad, dar el salto de la sustitución a la corresponsabilidad. Pasar del trabajo doméstico pagado a otras mujeres, a la conciencia y responsabilidad de compartir – mujeres y hombres– los costos, la gestión y los beneficios de la economía del cuidado y la reproducción social;

b. Del voluntariado a la remuneración: en el gasto público, identificar y desarrollar mecanismos –directos o indirectos– de remuneración económica al trabajo que realizan las mujeres en el hogar.

En el Día de las Madres – ¡¡¡Feliz descanso compañeras!!!