Por:  Bladimiro Begazo Begazo

El domingo 7 de febrero del año en curso, en la página 5 de Perú 21, el señor Viguria suscribe una nota periodística intitulada “CHAVISTAS, ANTIVACUNAS Y OTRAS PERLAS DE VERÓNICA MENDOZA”, con el claro propósito de desprestigiar a Juntos por el Perú, a su candidata a la presidencia de la república y desde luego a los candidatos al Congreso, lo que me obliga como Secretario Regional del Partido Comunista del Perú Patria Roja en Arequipa, a efectuar algunas precisiones que considero necesarias, por cuanto el partido que represento es integrante de Juntos y el camarada Arturo Ayala es Sub Secretario General  de mi Partido y a quien  en casi el 50% de la nota está dirigida.

Que, la derecha bruta y achorada, sus periodistas y los medios informativos de su propiedad calumnien no es novedad para los comunistas e izquierdistas, por los intereses de clase radicalmente opuestos que representamos; pero que pretendan recortarnos el derecho de pensar y actuar de manera diferente o que nos quieran imponer el pensamiento único que patrocina EEUU, no lo podemos aceptar de ninguna manera.

Por estas razones hago las siguientes precisiones:

  1. Que defendemos el pensamiento y acciones del Comandante Hugo Chávez y sus continuadores; no tenemos la menor duda por sus políticas a favor del pueblo venezolano, la defensa de su soberanía nacional y su posición antimperialista americanista. Porque EEUU no tiene ningún derecho en inmiscuirse en los asuntos internos de los venezolanos y peor todavía si de manera abusiva se apropia de más de 33,000 millones de dólares de la venta de su petróleo; que pretenda invadir la patria de Bolívar e implemente un bloqueo total al país llanero. Muy similar a los 62 años de bloqueo a Cuba.  Al señor Viguria, los izquierdistas jamás lo cuestionaríamos por admirar a Trump, Biden o Bolsonaro, por ejemplo, porque tiene el pleno derecho de hacerlo.
  2. En política internacional hay principios reconocidos por todos los integrantes de la ONU, como la coexistencia pacífica, beneficio recíproco, respeto a la soberanía de las naciones y la no injerencia en sus asuntos y problemas internos, sea el país grande o pequeño; por lo tanto, son los venezolanos los que tienen y deben resolver sus problemas internos, pero en pleno goce de su independencia, sin que nadie les bloquee su economía y cree hambre y sufrimiento a sus habitantes. Los peruanos bien nacidos no aceptaríamos tampoco este tipo de agresiones y nadie nos hará abdicar de nuestro pensamiento e ideología.
  3. Considero también que señor Viguria, no tiene ningún derecho a pretenda impedir que los ciudadanos que cometieron algún delito, luego de cumplir con las sanciones penales que le impongan la justicia peruana, puedan regenerarse y retomar su vida normal como cualquier ciudadano, a no ser que Carlos asuma el papel del Tribunal de la Inquisición y excomulgue de por vida a las personas. Mucho me gustaría que asuma el mismo papel con todos los criminales y ladrones de la derecha, que los hay por cientos.
  4. El candidato Morote, es cierto que dio una opinión equivocada con respecto a la vacuna y que luego se rectifique, en una actitud correcta y de hombres, porque de lo contrario la siguiente frase   que alguna vez escuché en el Parlamento decir a Antero Flores Araos, “que solo dios y los imbéciles no cambian”,  le caería de cajón al compañero Morote.
  5. Finalmente, le sugiero al señor Viguria, que los candidatos anti vacuna los busque más bien en Renovación Nacional, cuyo candidato a la Presidencia, López Aliaga, es uno de ellos.
  6. Espero que por lo menos el autor de la nota periodística comente mi respuesta si no la puede publicar en su totalidad. Estaré al tanto de su respuesta ya que soy un asiduo lector de Perú 21 que dirige la señora arequipeña Cecilia Valenzuela.