Autora: Dra.C. Econ. Esther María Pino Guzmán, Madrid, España 24 de marzo 2020

        La globalización aparece en la década de los 80 del siglo XX como un fenómeno de interactuación de todos los procesos que acontecen en la vida (no sólo económicos), es multidimensional y tiene su génesis en la internacionalización de las relaciones sociales. Pero si bien constituye un potente motor de innovación, la aparición de la globalización neoliberal es fragmentada o segmentada, concentrando las ventajas de su desarrollo en un sector relativamente reducido de la población mundial, creando brechas de desigualdad en términos de calidad de vida y acceso a los bienes económicos y culturales entre los distintos componentes de la sociedad nacional.

        El resultado de la aplicación del neoliberalismo a escala mundial ha sido, pues, menos esperanzador de lo que cabría esperar. Si bien se tiende a la supresión de fronteras y se favorece indirectamente la resolución de ciertos conflictos por vías negociadas, simultáneamente se ahonda la división del mundo entre ricos y pobres. Por otra parte, en los países ricos la aplicación del neoliberalismo ha supuesto la liquidación paulatina del Estado del bienestar, con la supresión de numerosas conquistas sociales en materia de pensiones, desempleo, sanidad, etcétera.

        La alta volatilidad y el carácter eminentemente especulativo de los movimientos financieros. El fomento de una burbuja financiera, una economía de casino con los llamados capitales golondrinas han sido capaces de desestabilizar en unos días a países y regiones completas.

     El neoliberalismo, ha agudizado la expresión del sistema capitalista de dominación, sus relaciones mercantiles abarcan desde recursos naturales a trasiego de órganos, la especulación financiera prevalece sobre la economía real en la acumulación capitalista de la riqueza, el autoritarismo, la exclusión, racismo, xenofobia y visión de un ciudadano pasivo, obediente, no cuestionador de las leyes y normas que impone el Estado burgués, porque la educación que ha recibido ha impuesto una “educación bancaria”, como señalase Paulo Freire  que lo mantiene explotado en su conciencia e incapaz de promover un cambio sustantivo en la naturaleza de la relación dirigente-dirigido..

       Expone Freire: Cuanto más se ejerciten los educandos en asimilar los depósitos que les son hechos, tanto menos se desarrollará su conciencia crítica para insertarse en el mundo como transformadores de él, como sujetos.

        Cuanto más se le imponga la pasividad, tanto más ingenuamente en lugar de transformar tendrán que adaptarse al mundo a la realidad parcializada en los depósitos recibidos…”

        La globalización neoliberal ha transformado la relación entre las personas y su entorno: ahora lo local es global y lo global es local, lo que se hace dolorosamente irrefutable con el nuevo brote de corona virus, Covid 19, pandemia declarada como tal el 11 de marzo de 2020 por Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, una de las mayores crisis sanitarias de los últimos años cuyas consecuencias son todavía impredecibles.

       A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados por el virus ha sido continuo y su transmisión de persona a persona se ha acelerado de forma imparable atravesando fronteras. Hay personas infectadas en la mayoría de los países.

      Exponemos los datos del 24 de marzo “COVID-, mientras que en China (81.574 casos, 3.281 muertes). el número de contagiados apenas sigue sumando nuevos casos y no han contabilizado ningún nuevo contagio local, este virus se ha extendido por más de 184 países y afecta a unas 380.000 personas contagiadas, de las que más de 16,400 han perdido la vida. y la de los recuperados, los 100.000. Fuera de China, Italia es el país con más casos (63.927 casos, 6.077 muertes). y el tercero es ya Estados Unidos que acumula42.817 casos y 573 muertes, España es el cuarto país del mundo con más contagios y el segundo de Europa, (35.212 casos, 2.316 muertes) Europa es en estos momentos, según la OMS, el epicentro de la pandemia con 170.000 contagiados; el virus poco a poco también ha ido alcanzando a los países latinoamericanos que refuerzan a contrarreloj las medidas para hacer frente a la pandemia del coronavirus Covid-19.

      La transmisión del virus está siendo muy superior a la de las anteriores epidemias, el número de fallecimientos también es mucho más elevado. El contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar. Tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se está registrando tanto en personas mayores de edad avanzada, como en aquellos individuos con inmuno depresión o con enfermedades crónicas (hipertensión, enfermedad coronaria, algunos tipos de cáncer, diabetes o enfermedad pulmonar crónica). En los casos más graves pueden ocasionar insuficiencia respiratoria, son los principales factores de riesgo asociados a una mayor gravedad y letalidad de la infección

        Si alguna vez necesitábamos tener presente que vivimos en un mundo interconectado en el contexto de la globalización neoliberal, el Covid 19 lo ha hecho evidente. Ningún país puede afrontar esto solo, pero ningún fragmento de nuestras sociedades puede ser excluida si se quiere enfrentar con eficiencia, eficacia y efectividad esta contienda global.

    Estamos inmersos en una situación temporal de trastorno y desorganización primordialmente sanitaria, pero además económica, social y moral. Una crisis de carácter internacional y multifactorial y sistémica.

     La dificultad para frenar la expansión de la epidemia ha obligado a los gobiernos a aplicar medidas extraordinarias, de estado de alarma, como cerrar fronteras, edificios públicos, empresas y comercios, además de limitar la movilidad al máximo y establecer el confinamiento.

       Como consecuencia se ha reducido la producción, el consumo y el turismo en la mayoría de los países afectados. Y eso tiene consecuencias económicas. El Banco de España avisó de que la economía sufrirá “una perturbación sin precedentes”

       Pero con pensamiento dialéctico, positivo y proactivo, se debe de interiorizar fehacientemente el significado de la palabra crisis para los chinos, pues como señalase Carlos Marx, la peor lucha es la que no se hace:

PELIGRO:

1.-Hasta la fecha no se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus. La incertidumbre y el desconocimiento sobre la epidemia con un período de incubación de cinco a seis días antes de que aparezcan los síntomas.

2.- No existe una única tasa real de mortalidad. Sin una imagen real del número total de casos, es imposible calcular una tasa de mortalidad el virus tenía un período.

3.-La incertidumbre en los mercados de valores y economías de todo el mundo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) advierten de que los efectos de la pandemia son graves, puede reducir el crecimiento económico mundial en 2020, en un momento de cierto decaimiento de esta. La resistencia de una economía global débil en este 2020 pasa por la evolución de la economía china y el coronavirus.

4. Quedan expuestas las deficiencias en saneamiento, vivienda y otros factores que dan forma a los resultados de salud en cada país.

5.-. La pandemia resulta incomprensible, hace sentirnos inseguros y genera el pánico. Si se percibe la muerte como un límite insuperable, la existencia se convierte en una penosa trayectoria hacia la inactividad. No se puede ceder espacio para los rumores, la propaganda del miedo y la histeria no solo obstaculizará la respuesta, sino que puede tener implicaciones más amplias para los derechos humanos, el funcionamiento de instituciones responsables y democráticas. Ningún país en la actualidad puede protegerse del impacto del coronavirus, tanto en sentido literal como demuestran la caída de los mercados bursátiles y las escuelas cerradas, como económica y socialmente”.

6.- La sensación de fatalidad, de monotonía, de calamidad, entorpece la sensibilidad. Lo humano retrocede, el espíritu se aletarga, lo biológico extorsiona lo racional.

7.-.En los grandes espacios urbanos, los individuos se recluyen en apartamentos minúsculos y apenas se saludan en las zonas comunes. Las ciudades han crecido al mismo ritmo que la soledad, donde se manifiesta una crisis de la familia, que ha provocado el aumento de personas aisladas y en el confinamiento forzoso hay quienes pueden aislarse confortablemente, pero también quienes no tienen agua, ni remedios, o su vivienda es precaria, o viven en la calle, o no tienen dinero para permanecer mucho tiempo sin ingresos.

8.-La contradicción desde el punto de vista sanitario, entre la escasez de recursos y la creciente masividad del virus provoca que emerjan opciones trágicas: salvar a unos y dejar a otros.

9.-Las personas que viven en instituciones, los ancianos o los reclusos, son más vulnerables a la infección.

10.-La prosperidad material persistentemente parece una meta más razonable que la búsqueda de la excelencia moral. En las situaciones de crisis, sale a luz lo peor de la sociedad: insolidaridad, egoísmo, inmadurez, irracionalidad

11.- La información epidemiológica detallada puede ser usada con fines perversos y politiqueros, aumentando el miedo y la desconfianza con lo cual el efecto es negativo. Los efectos negativos del miedo y la depresión, hacen  bajar las  defensas y aumenta el riesgo.

OPORTUNIDAD.

1.- Decenas de epidemiólogos y matemáticos están trabajando para resolver uno de los problemas de configuración más complejos del momento.

2.-La respuesta a esta pandemia debe abarcar, y, centrarse en aquellos a quienes la sociedad a menudo descuida o relega. De lo contrario, fallará ya que la salud de cada persona está vinculada a la salud de los miembros de todas las capas y clases sociales. La prevención de la propagación de este virus debe garantizar un acceso equitativo al tratamiento”.

3.-Superar las barreras existentes para una atención médica accesible y asequible, y abordar el tratamiento diferencial arraigado en función de los ingresos, el género, la geografía, la raza y el origen étnico, la religión o el estatus social.

4.-Los Estados se ven precisados a suministrar grandes cantidades de dinero para que el sistema siga funcionando.

5.-Los líderes políticos deben tomar la iniciativa, usar la credibilidad para ganarse la confianza a través de información honesta, transparente y oportuna, con empatía y optimismo trabajar juntos por el bien común y capacitar a las personas para que participen en la protección de la salud, evitando la pérdida de confianza o descoordinación, por lo que deben de ser ejemplo a seguir y que no sea haz lo que yo digo y no lo que yo hago.

6.- Constituye una lección que la solidaridad internacional es vital para la sobrevivencia humanal, es una buena oportunidad para demostrar los mejores principios: justicia, solidaridad, equidad, transparencia, y reciprocidad “A largo plazo, debemos acelerar el trabajo de construcción de servicios de salud pública equitativos y accesibles. Y cómo respondamos a esta crisis ahora sin duda dará forma a esos esfuerzos en las próximas décadas. Si nuestra respuesta al coronavirus se basa en los principios de confianza pública, transparencia, respeto y empatía por los más vulnerables, no solo defenderemos los derechos intrínsecos de cada ser humano. Utilizaremos y construiremos las herramientas más efectivas para asegurarnos de superar esta crisis y aprender lecciones para el futuro” .

7.- No lamentar el aislamiento impuesto por las autoridades. Es una buena oportunidad para explorar nuestra intimidad y buscar un sentido a la vida. Es igual para todos, pero se justifica una diferencia en favor de quienes están en peores condiciones.

8.- La información si es eficaz se asocia a la confianza, sustituye el temor por la responsabilidad. Seguir las directivas sobre lo que hay que hacer y el modo de ayudar a los demás, promover la solidaridad y no el egoísmo; la cooperación y no la desesperación.

9.-Demuestra la necesidad de la planificación previa que se hace “en tiempos de paz”, para evitar que la presión de la emergencia impida hacer reflexiones que subyacen a la toma de decisiones.

¿Qué es lo ético en el contexto de los efectos del Covid19? Luchar con honestidad, sin un ápice de cinismo. Luchar por el hombre, a pesar de todas sus imperfecciones. En esa batalla, todo fanatismo estorba. Hay que mirar más allá, pensando ante todo en lo humano.

En definitiva, quedan probablemente meses, de medidas por parte de naciones y gobiernos respectivos para paliar los peligros y desarrollar las oportunidades de esta crisis internacional, multifactorial y sistémica.

Referencias:

*Pino Guzmán Esther María Desafíos de la Dirección Científica Educativa en Latinoamérica y el Caribe en el siglo XXI Edic. Nueva Cultura Siglo XXI, ISBN 978-612-00-1124-9.Lima Perú.2013

** Datos tomados de https://www.rtve.es/noticias/20200324/mapa-mundial-del-coronavirus/1998143.shtml

***Michelle Bachelet y Filippo Grandi, los dos Altos Comisionados de la ONU para los Derechos Humanos y Refugiados, respectivamente

**** Declaración citada Michelle Bachelet y Filippo Grandi

***** Declaración citada Michelle Bachelet y Filippo Grandi