COMITÉ REGIONAL MARIO FLORIÁN. PRONUNCIAMIENTO

1- El MAS – Cajamarca fue concebido por el Partido como parte de un Proyecto político estratégico para el cambio y la transformación de Cajamarca, con proyección nacional, que nace después de las experiencias de IU, UNIR, UDP, FOCEP, MNI, las RONDAS CAMPESINAS, el SUTE Regional y la Juventud. Nos propusimos construir las fuerzas más amplias y unitarias para proyectarlas más allá de la lucha electoral, para convertirlas en sujeto del cambio revolucionario, reales protagonistas de su destino histórico. Proyecto gestado, a partir de la realidad concreta de la región (potencialidades, limitaciones, necesidades, aspiraciones y sueños), implicaba la construcción del Partido, el Movimiento Social, el Frente Político (MAS), la conquista del Gobierno Regional; debió construirse con el pueblo y a su servicio, sin embargo, fue bloqueado, distorsionado y destruido por la traición del “mesías” Gregorio Santos y un séquito de oportunistas, que hoy de espaldas al pueblo especialmente del movimiento rondero se han dedicado a depredar los recursos públicos, a la repartija de puestos, la constitución de una costra burocrática, con sueldos que son un insulto a la pobreza enraizada en Cajamarca y, lo que es peor, dan rienda suelta a una desenfrenada corrupción, cuyas consecuencias legales pretenden ocultar con la coartada de la “persecución política”.

2- El Partido se propuso una gestión eficiente y transparente del Gobierno Regional, con la participación de las masas y con lineamientos políticos para el nuevo modelo de desarrollo, alternativo al extractivismo principalmente minero. Propuestas que fueron ignoradas, distorsionadas y olvidadas; razón por la cual es preciso reiterar lo que hemos hecho de conocimiento público en varias oportunidades: Nuestro Partido nada ha tenido, ni tiene que ver, en la gestión del gobierno regional, tanto en el periodo de Gregorio Santos, como en el actual de Porfirio Medina. Ambos personajes, una vez encumbrados en el gobierno, se independizaron, asumiendo una postura autónoma respecto a nuestro Partido, desoyeron sus orientaciones, recomendaciones y críticas; se dedicaron a gobernar para beneficios personales y de grupo, lo que ha conducido a una gestión desacreditada, corrupta y mediocre; por eso, la frustración y el descontento de la mayoría de la población cajamarquina crecen y se extienden.

3- Las acciones desarrolladas por Gregorio Santos y su grupo han causado y causan un enorme daño al movimiento popular de nuestra región, en especial a las gloriosas rondas campesinas que vienen siendo manoseadas y divididas con fines electoreros. Largos años de construcción del movimiento rondero con el arduo trabajo de nuestros militantes, son tirados por la borda irresponsablemente para satisfacer apetitos oportunistas y electoreros. Esta nefasta práctica utilitaria y clientelista, disgregadora y corrosiva contra las rondas campesinas, es una de las peores traiciones por la que debe responder Gregorio Santos.

4- El MAS – Cajamarca se ha convertido hoy en un trampolín electorero, donde están ausentes los principios, la ética, la vocación de servicio. Ya no existe honradez ni lealtad a un ideario y a un programa alternativo, ni el compromiso con los intereses populares, propios de una organización de izquierda; lo que salta es la componenda, el “dame que te doy”, las peleas por prebendas y candidaturas. Las candidaturas se han convertido en principio y fin, en la razón de ser de los dirigentes que, al más puro estilo de la derecha tradicional, echan mano a la demagogia, al tráfico con las expectativas de la población y al asistencialismo clientelista para conseguir sus objetivos. El resultado es la descomposición moral, el vergonzoso espectáculo que protagonizan en el presente y la desconfianza en la izquierda.

5- Invocamos a la población cajamarquina a no dejarse sorprender ni embaucar por los manejos de estos politiqueros que, conscientes del prestigio de nuestro Partido, no tienen empacho en usar su nombre y sus símbolos, proclamando que son militantes comunistas, desconociendo u ocultando que oportunamente han sido sometidos a disciplina y expulsados de nuestras filas.

6- Tenemos ante nosotros el enorme reto de reparar el daño causado por estos personajes, en especial reconstruir la organización, unidad e independencia del movimiento rondero. También reconquistar el espacio de nuestro Partido, la izquierda y el progresismo que han sido mellados por sus acciones. Los mayores beneficiados con esta situación son los representantes de la derecha, ya sea en su versión fujimorista o la de otro aventurero que acostumbra a ganar elecciones derrochando dinero como cancha. No podemos permitir que las masas populares sigan siendo confundidas y manoseadas, ni que nuestra región continúe siendo gobernada por un puñado de aprovechadores y logreros que trafican con las propuestas y la imagen de la izquierda.

7- Nuestro Partido está comprometido con la más amplia unidad de los sectores de izquierda y progresistas que se inscriben en el cambio democrático y patriótico para nuestra patria y que en el presente tiene en Juntos por el Perú (JP) una de sus principales expresiones, por lo que le estamos dando toda nuestra atención. En tal sentido convocamos a las fuerzas sanas de nuestra región a confluir bajo las banderas de regeneración moral, lucha frontal contra la corrupción, desarrollo sustentable y sostenible para la región, democracia, eficiencia y transparencia en la gestión pública.

¡OTRA REGIÓN ES POSIBLE, UNIDOS PODEMOS LOGRARLA!

Cajamarca, 05 de febrero de 2018