La Salida de Béjar

Por: Luis Oliva Antezana

La coyuntura de choque acaba de dejarnos la primera víctima política: el ex-canciller Héctor Béjar. Existe una embestida de los sectores más reaccionarios de las Fuerzas Armadas anclados en la Marina de Guerra, la derecha bruta y achorada (DBA), el monopolio mediático y los grupos de poder económico, quienes acaban de obtener su primer sacrificio, en una clara muestra de debilidad del gobierno de Castillo. ¡Y van por más!

Sacrificar al canciller ante el asedio político que vive el gobierno no es una muestra de saber jugar bien las fichas o de espíritu de conciliación. Por el contrario, evidencia debilidad e incapacidad de comprender la coyuntura y lo que está realmente en juego. Castillo acaba de perder la oportunidad de poner en práctica aquello que pretendió mostrar con la configuración del gabinete Bellido: capacidad de gestión y fuerza.

No deja de sorprender la facilidad con la que retrocede Castillo, más aún cuando se pone sobre la mesa la discusión sobre hechos concretos en los que ciertos mandos de la Marina de Guerra se encontrarían involucrados en actos terroristas, hechos que el maestro Héctor Béjar señaló con total apego a la verdad histórica y que se encuentran documentados en el libro La Acción Inconstitucional de la Marina de Guerra del Perú, editado con el auspicio de la propia Marina de Guerra del Perú.

Por la mañana, el ex-canciller expresó en una entrevista con Nicolás Lúcar en Exitosa que “lo han renunciado”. El premier Guido Bellido le solicitó su renuncia, sin mediar argumento alguno, según palabras del propio Béjar. “Yo estaba listo para ir al debate en el Congreso y defender, en una exposición de dos horas, los puntos de vista y opiniones refrendadas en hechos documentos”, manifestó con claridad.

El escenario es de disputa y el gobierno de Castillo acaba de evidenciar incapacidad. No habrá respiro alguno. Al mediodía, el ex-ministro de Salud, Oscar Ugarte, dijo que “hay un retraso en el plan de arribo de las vacunas por falencias en la Cancillería”, palabras que han resonado a nivel nacional, en los medios y redes sociales. Sin canciller que pueda dar una respuesta política sobre la cartera en cuestión, el avasallamiento continúa a toda máquina.

De eso se trata la política para la derecha: aislar al oponente de la opinión pública y desgastar con todo lo que se tenga a la mano. La derecha sigue la línea del propagandista nazi Joseph Goebbels: una mentira repetida mil veces termina siendo verdad. Por ello todos sus medios siguen el mismo libreto, erosionando la verdad histórica e intentando reescribirla.