237 años del asesinato de Túpac Amaru II

Querrán volarlo y no podrán volarlo. Querrán romperlo y no podrán romperlo. Querrán matarlo y no podrán matarlo. 
El primer gritó de rebeldía independentista en contra del Virreynato de España en Perú, lo hizo Jose Gabriel Condorcanqui (Túpac Amaru II). Lideró la mayor revolución indígena en el continente americano y uno de los primeros atisbos de emancipación, ocurrido el 4 de noviembre de 1780 en Tungasuca, departamento del Cuzco (Perú).

La acción se extendió por 24 provincias de la nación suramericana. Durante la gesta murieron 100 mil indígenas que batallaron con gran fortaleza, y mil 200 hombres del ejército realista fueron derrotados en Sangarará.  Aún así fue capturado, brutalmente asesinado y obligado a presenciar la tortura y asesinato de sus aliados, amigos, hijos y esposa.

El 18 de mayo de 1781 lo amarraron a varios caballos para intentar descuartizarlo y, al no lograrlo, lo decapitaron. Sus palabras finales antes de morir fueron “Volveré y seré millones”.